Las matemáticas ayudarían a evitar desastres ambientales
Las mates pueden ser un sabueso perfecto para rastrear el origen de una fuente de contaminación, permitiendo actuar a tiempo para evitar catástrofes medioambientales. Según unos investigadores, un algoritmo matemático simple podría ayudar a contrarrestar la presencia de contaminantes en aguas y la atmósfera determinando dónde se originó el problema y su evolución.

Por lo tanto, investigadores de la Université de Technologie de Compiègne, en Francia, creen haber dado con la fórmula que permita identificar rápidamente el lugar exacto en el que los elementos contaminantes se han derramado, filtrado, etc., en esta ocasión con la ventaja de que también pueden descubrir información sobre su dinámica.

De resultar el invento, sería especialmente útil en situaciones de máxima alerta, como un derrame de crudo en el mar o en agua dulce, explican sus creadores. Eso sí, la cosa no funciona en plan preventivo, sino evitando que, una vez hecho el mal, éste vaya a más.

Tomar unas simples muestras de la zona contaminada y pasar por el tamiz de las matemáticas la información obtenida en aquellas permitiría encontrar la valiosa información que facilite movilizarse de mejor manera posible. Sería de inestimable ayuda, por ejemplo, en las labores de limpieza o a la hora de tomar unas u otras decisiones.

El algoritmo sirve para determinar la tasa de contaminante presente en el agua y de donde provenía ese contaminante. La novedad es que este nuevo enfoque, que no es novedoso en lo más básico, permite conocer cuál es exactamente la fuente de un contaminante si se está moviendo, hacia adónde lo hace y con qué fuerza. Lógicamente, el algoritmo es útil tanto si la contaminación ha sido accidental como deliberada. Las diferencias entre ambas circunstancias es un tema que se dirime en los tribunales, pero esa ya es otra historia.