Las olimpiadas de Londres, con madera sostenible
PEFC (Programme for the Endorsement of Forest Certification o Programa de Reconocimiento de Sistemas de Certificación Forestal) es, junto a FSC, una de las organizaciones que certifica que los bosques, así como la madera que se extrae de ellos, estén gestionados de manera sostenible. Por tanto, usar madera certificada por este organismo es respetar el medio ambiente y hacer el planeta más sostenible.

Es precisamente lo que están haciendo en la capital británica, ya que el desarrollo del Parque Olímpico de Londres 2012 quiere ser un modelo de futuro para la adquisición y suministro legal y sostenible de madera. La Olympic Delivery Authority (ODA) se ha comprometido a comprar madera cine por cien certificada con el sello PEFC y está trabajando para la doble certificación del proyecto para el desarrollo integral del Parque Olímpico. Las próximas olimpiadas serán algo más respetuosas con el planeta.

La Olympic Delivery Authority (ODA) pretende conseguir que los Juegos Olímpicos que se celebrarán en Londres sean los más verdes de la historia y la adquisición de madera sostenible es esencial para ello.

El ambicioso e innovador plan es impulsado por el Panel de Proveedores de Madera, que ha incorporado procedimientos estrictos de control y adquisiciones, implementando un sistema de gestión de entrega y formando a los interesados en la gestión de madera sostenible.

Alun Watkins, responsable de PEFC-Reino Unido, ha señalado que su organización acoge con satisfacción la intención de ODA de obtener doble certificación para ese proyecto de alto perfil y se alegra de que tanto PEFC como FSC (Forest Stewardship Council o Consejo de Administración Forestal) hayan trabajado juntos para hacerlo posible.

Miles de productos de madera se usarán a diario en las siete sedes principales del Parque Olímpico. Peter Bonfield, Jefe de Productos de Construcción en la ODA, ha señalado que la sostenibilidad está en todo lo que hacen. El equipo de desarrollo está desempeñando una gran labor para lograr unos Juegos verdes, creando un modelo que, potencialmente, podría aplicarse en todo el Reino Unido. Y en muchos países del mundo.