Lavar la ropa de forma ecológica: más fácil que nunca

Lavar la ropa es un acto cotidiano que todos tenemos que hacer, en ocasiones más a menudo de lo que nos gustaría. ¿Cuánta ropa a la semana solemos lavar? Si sumáramos las coladas que se hacen anualmente en las familias de un bloque corriente de pisos, nos daríamos cuenta de cuánto puede esta actividad perjudicar al medio ambiente, por lo que sería muy positivo conocer una serie de consejos para comenzar a lavar la ropa de la forma más ecológica -y económica- posible.

Lavar la ropa de forma ecológica: más fácil que nunca

El detergente, de vital importancia

Para comenzar a hacer nuestras coladas ‘verdes’, tenemos que empezar a poner nuestra vista en el detergente, sin duda uno de los factores más contaminantes. Muchos de los detergentes que hemos usado siempre y que están en las estanterías del supermercado utilizan factores químicos tan perjudiciales para el medio ambiente como, a la larga, para nuestra ropa. Existen muchas alternativas naturales que harán que tus prendas queden como nuevas, se conservarán más tiempo y las podremos lavar con la conciencia de que estamos minimizando nuestra huella ambiental.

Lavar la ropa de forma ecológica: más fácil que nunca

Una opción es el jabón de Castilla hecho con aceite de oliva reciclado. Puede parecer extraño, pero debes saber que el jabón tiene la capacidad de lavar debido a su contenido oleoso. El aceite es capaz de pegarse a la grasa de los tejidos o de la vajilla y extraerlo, eso es lo que hace que, tras el aclarado, nuestra ropa quede limpia. El jabón de Castilla puede combinarse con percarbonato, una sustancia natural que vendrá muy bien para devolver a la ropa ese blanco que han perdido con el uso, por lo que está opción te servirá cuando hagas lavadoras blancas. El jabón habremos de rallarlo con un rallados (lo hacemos en una sola tarde y lo guardamos) y la colada quedará muy limpia con solo dos cucharadas soperas de estas virutas de jabón.

Lavar la ropa de forma ecológica: más fácil que nunca

Otros jabones similares, que también proporcionan un aroma natural, son los jabones de lagarto o Marsella. Si no quieres usar siempre virutas de jamón, bastará con rallar una sola pastilla con un rallador y diluirlo en seis litros de agua tibia, agitando después. En dos días estará disuelto y por el precio de una sola pastilla habremos obtenido nada menos que seis litros de detergente líquido muy eficiente y totalmente natural.

Lavar la ropa de forma ecológica: más fácil que nunca

Si, hasta ahora, siempre has lavado la ropa con detergentes químicos y quieres apuntarte a las coladas ecológicas, te recomendamos lavar bien la lavadora por dentro y por los filtros y los compartimentos donde normalmente viertes el detergente y el suavizante. Además, la estarás librando de cal y prolongando su vida útil.

Nueces de lavado, un gran complemento

Te recomendamos adquirir nueces de lavado para complementar tu lavado ecológico, además del detergente ya explicado y el suavizante casero que vamos a detallar a continuación. ¿Qué son estas nueces? Son un magnífico detergente natural a base de frutos que caen de árboles de la India y Nepal. En estos lugares se suele lavar la ropa con estas nueces y a nosotros nos van a ayudar también y nos van a dar una limpieza más intensa y más severa con las manchas difíciles.

Lavar la ropa de forma ecológica: más fácil que nunca

Las nueves de lavado solo cuestan ocho euros y nos servirán para más de 120 lavados. Por lo cual, nuestra ropa nos durará mucho más y estará incluso más limpia por sólo 0,05 céntimos el lavado.

Suavizante a base de vinagre

La ropa puede seguir estando todo lo suave y esponjosa que con los suavizantes al uso con sólo un poquito de vinagre de manzana y algo de aceites esenciales. El vinagre tiene un altísimo poder para suavizar las prendas y los aceites (del olor que más nos guste, canela, fresa, lavanda, almendra, menta o limón) camuflará el olor fuerte del vinagre. Simplemente, tendremos ue escoger aceites de un color transparente o claro para evitar que la ropa pueda mancharse.

Lavar la ropa de forma ecológica: más fácil que nunca

La proporción es la siguiente: 250 milímetros de vinagre y unas 15-20 gotas de aceites aromáticos según tu gusto, ¡además, podrás ir cambiándolos pra probar diferentes olores en tus presndas! Verás como no sólo quedan más suaves, sino que con esta mezcla casera los colores se potencian. Y, por supuesto, tu lavadora sufrirá bastante menos que con los químicos.

Para manchas difíciles: precarbonato de sodio

Antes lo hemos citado, pero queremos recordarte que este producto es especialmente bueno para manchas difíciles, de café, sangre, vino, etcétera, que quizá el jabón y las nueces no puedan eliminar por completo. También tiene un potente efecto blanqueante, así que te recomendamos usarlos en las coladas de ropa clara o blanca.

Lavar la ropa de forma ecológica: más fácil que nunca

Es conocido como agua oxigenada sólida y resulta perfecto para blanquear, limpiar y desinfectar. Si la mancha es muy potente, podemos dejar la prenda en remojo en un barreño con un poco de precarbonato, con bicarbonato diluido y una rodaja de limón, también con el mismo vinagre de manzana y después lavarlo en la lavadora.

A 30 grados es suficiente

Aunque puede haber excepciones, normalmente lavar la ropa a 30 grados resulta suficiente para que se desinfecte, se lave y elimine los olores adecuadamente. Las cargas de 90 grados son muy dañinas para el medio ambiente y las altas temperaturas dañan y arrugan tu ropa. Incorporando todo lo que hemos detallado anteriormente, los 30 grados eliminarán los malos olores y nos quitarán las manchas. Recuerda dejar en remojo tu ropa si las manchas son muy difíciles con los productos naturales anteriormente mencionados.

Lavar la ropa de forma ecológica: más fácil que nunca

Algunos consejos

Además, recuerda que para ser más ecológicos, debemos intentar poner menos coladas. Muchas veces aún es posible vestir ese jersey o abrigo que solo nos hemos puesto una vez.

Cuando tengamos que lavar la ropa, haremos cargas llenas y no pondremos la lavadora, para evitar el gran gasto de agua y electricidad que comporta, con sólo algunas prendas. Si tenemos alguna urgente que lavar, podemos hacerlo con agua caliente en un barreño a mano igualmente usando nuestros detergentes naturales.

Cuidar la ropa es fundamental. Su correcto tendido y almacenamiento también lo es, porque así las prendas nos durarán mucho más tiempo y no tendremos que pasar por la tienda tan a menudo. La lejía es preferible no usarla y debemos recordar que las secadoras no solo dañan la ropa, sino que comportan un gasto excesivo de energía a largo plazo.