Lego se compromete a no destruir los bosques de Indonesia
Lego se ha convertido en la primer empresa multinacional de juguetes que ha anunciado que eliminará la deforestación de su cadena de suministro. La decisión se ha producido después de que, hace un mes, Greenpeace lanzara una campaña para convencer a la industria del juguete para que dejase de empaquetar sus productos de forma que contribuía a la destrucción de los bosques de Indonesia.

Con este compromiso, Lego demuestra que es posible asegurar que sus productos sean respetuosos con el medio ambiente. Para lograr este objetivo, Lego ha preparado un plan en tres pasos para conseguir reducir el impacto de sus embalajes en los bosques: en primer lugar, reducir el total de paquetes; en segundo lugar, maximizar el uso de material reciclado; y, en tercer lugar, asegurar también que toda la fibra, incluyendo cualquier fibra virgen utilizada, provenga de fuentes con el certificado FSC (Forest Stewardship Council), que asegura que los bosques son gestionados de manera responsable.

Además, la empresa juguetera ha confirmado que no va a seguir comprando a proveedores involucrados en la deforestación. Esta medida corta las relaciones económicas de Lego con la famosa Asia Pulp & Paper (APP). APP fue, en muchas ocasiones, expuesta públicamente por destrozar selvas tropicales de Indonesia para fabricar productos de papel, como paquetes y envoltorios.

Sin embargo, otras compañías de juguetes como Mattel, fabricante de Barbie, Hasbro, fabricante de los Transformers, o Disney, no se han comprometido expresamente a establecer medidas claras para evitar que sus productos provengan de la destrucción de los bosques. Así, siguen enfrentándose a las críticas por su vinculación a la deforestación de bosques, lugares que son hábitat de especies en peligro de extinción como el tigre de Sumatra.

Los investigadores de Greenpeace han demostrado que los envases de juguetes como Barbie y Transformers utilizan materiales que provienen de las selvas tropicales de Indonesia. La investigación de la organización confirmó que Mattel, Hasbro y Disney usan regularmente envases elaborados por la APP. Entonces, Greenpeace comenzó una campaña en la que activistas de la organización se vistieron con trajes de etiqueta caracterizados como Barbie y su novio Ken, presentándose en las oficinas centrales de Mattel en Los Ángeles (Estados Unidos) con carteles donde se podía leer: “Barbie: cortamos. No salgo con chicas que deforestan”.