Leonardo DiCaprio pide detener la masacre de los elefantes
La caza de elefantes ha aumentado exponencialmente en los últimos años. Sólo en el parque Nacional de Minkebe han muerto más de 11.000 elefantes desde 2004. Son cifras récord en África. Es un grave problema que debe solucionarse sin más dilación. Todo por arrancarles los colmillos y conseguir el preciado marfil.

Los cazadores amputan con motosierras los colmillos, que son usados para fabricar objetos de lujo, estatuas, baratijas y medicinas que se venden en Asia. Muchas personas están cada vez más concienciadas con este problema ecológico, entre otros, algunos famosos, como el actor Leonardo DiCaprio. En unos días, se celebrará en Tailandia una cumbre global en la que se hablará del comercio ilegal de especies amenazadas.

Esa cumbre puede ser el mejor escaparate para que ciudadanos de todo el mundo se posicionen sobre este asunto, una oportunidad única para detener esta terrible e injusta matanza.

Tailandia acoge el mayor mercado no regulado de marfil del mundo. Lógicamente, también es uno de los principales impulsores y beneficiados del comercio ilegal. Hasta ahora, la presión internacional no ha conseguido que cambie su política permisiva ante el comercio y venta ilegal de animales en peligro de extinción.

Tailandia, el mayor mercado de marfil

Leonardo DiCaprio pide detener la masacre de los elefantes
Pero quizá sea hora de cambiar esto. La primera ministra de Tailandia, Yingluck Shinawatra, está considerando imponer una prohibición total sobre el comercio de marfil. Por ello, viendo la oportunidad, a través de la web Avaaz, se ha organizado una recogida de firmas a través de internet para hacer una petición global para que Tailandia no permita este tipo de comercio. Si los colmillos no se venden, los cazadores no tendrán ninguna razón para matar elefantes.

Es la mejor oportunidad en años. Es una oportunidad única para salvar a miles de elefantes africanos. Para ello, se necesita el apoyo de mucha gente. Hay que detener el sangriento comercio de marfil. Se puede firmar la petición aquí.