Levi’s ahorra agua
La famosa marca de pantalones vaqueros Levi’s ha anunciado un nuevo proceso de fabricación que ahorra agua de manera significativa. De media, para fabricar un par de vaqueros se utilizan 42 litros de agua. El nuevo método reduce el consumo de agua en aproximadamente un 28% y, en algunos productos, llega hasta el 96%.

Según los responsables de la empresa, su objetivo es luchar por la sostenibilidad sin olvidar el estilo y el acabado de las prendas. Además, quieren llevar esta política responsable con el medio ambiente a otros procesos de la producción.

Durante el proceso de producción de unos vaqueros, se usan lavadoras y secadoras para crear esa apariencia característica. En algunas prendas de vestir tradicionales se somete a los pantalones vaqueros a más de tres ciclos de lavado, lo que supone un gasto de 42 litros de agua por pantalón.

Levi’s ha reducido el número de ciclos de lavado gracias a la combinación de un proceso múltiple de ciclo húmedo, ha comenzado a usar un tratamiento de ozono para el lavado de ropa y ha eliminado el agua en la colada de piedra. En otras palabras, se usan los mismos materiales y tećnicas, pero se usa menos agua.

La primera colección de productos elaborados con menos agua saldrán al mercado en enero de 2011. Incluirá, sobre todo, pantalones vaqueros, incluyendo clásicos como los 501 o los populares 511 y 514, aunque también algún modelo de chaqueta. Así, en la primavera de 2011, Levi’s espera tener más de 1,5 millones de pares de pantalones vaqueros con el método de ahorro de agua en el mercado, lo que habrá supuesto un ahorro de 16 millones de litros de agua. La empresa seguirá introduciendo estas técnicas de acabado en el resto de modelos para aumentar paulatinamente el ahorro de agua.

Con todo, el mayor gasto de agua proviene del proceso de cultivo del algodón y en los hábitos de los consumidores después de adquirir unos vaqueros. Por tanto, también está apoyando formas más sostenibles de cultivar el algodón. Así mismo, se lanzó la etiqueta “Cuidado para Nuestro Planeta”, una campaña que incluía instrucciones sobre cómo reducir el impacto medioambiental en los lavados de la ropa, como lavar en agua fría y no usar secadora.