Líder científico llama irracionales a los escépticos del clima
Nicholas Stern es uno de los más reputados científicos especializados en el estudio del cambio climático y sus consecuencias sobre el planeta y sobre la economía. Fue asesor del Gobierno laborista de Gordon Brown en el Reino Unido.

Nicholas Stern ha asegurado en una entrevista que los científicos escépticos del clima están a sueldo de las industrias y sectores que se lucran mientras emiten gases de efecto invernadero (GEI). Este tipo de científicos afirman que los peligros del calentamiento global son mínimos y que se puede esperar. Stern ha calificado estas ideas como poco científicas e irracionales.

El peligro de este tipo de científicos y las ideas que transmiten es que son capaces de disuadir a algunos Gobiernos de que no es tan urgente la necesidad de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Stern ha dicho que es “asombroso, irracional y poco científico que sugieran que los riesgos son pequeños”. La evidencia es clara después de doscientos años de estudios científicos y observaciones del clima: el aumenta de dióxido de carbono en la atmósfera provoca un aumento de la temperatura global del planeta.

La ciencia es inequívoca y muestra que hay un grave peligro. Lo que transmiten los escépticos es sólo ruido y así deberíamos tratarlo, como ruido, como un sonido molesto sin ningún fundamento que, tarde o temprano, se dejará de oír.

Científicos a sueldo de petroleras y otras empresas

Líder científico llama irracionales a los escépticos del clima
Ha acusado a algunos escépticos de estar a sueldo de ciertas industrias que se oponen a la ciencia. No se pueden esperar décadas para hacer frente al cambio climático y las ideas de los escépticos hacen pensar que el problema no es de urgente solución. El grupo de presión de los escépticos, según Stern, está muy bien organizado.

Stern, que trabajó como economista en el Banco Mundial, escribió un estudio en el que demostraba que los costes de actuar ahora en la reducción de emisiones sería mucho menor que lo que costará adaptarse a los efectos del cambio climático en el futuro si no hacemos nada.

Los científicos del clima más importantes del mundo se han reunido en Estocolmo para evaluar el cambio climático. Dicen que, si la temperatura media del planeta aumenta más de 2 ºC, causará importantes alteraciones en los sistemas climáticos del mundo, incluyendo un aumento de las sequías, olas de calor, inundaciones y otros fenómenos meteorológicos extremos, en las próximas décadas. Además, el nivel del mar se elevará hasta un metro para el año 2100, lo que puede hundir a ciudades costeras.

La nueva idea que lanzan los escépticos es que los océanos van a absorber más dióxido de carbono del esperado hasta ahora y va a contrarrestar el calentamiento global. La mayoría de científicos no cree que esto vaya a suceder. Pero, además, existe una contradicción en los escépticos: por un lado, dicen que el cambio climático no se está produciendo o que no es tan grave; pero, por otra parte, se sienten aliviados al saber que los océanos absorben más CO2. ¿No será que en el fondo saben que nos encaminamos a un punto crítico?

Terribles efectos climáticos por la absorción de CO2 de los océanos

En realidad, este nuevo descubrimiento del aumento de absorción de los océanos, tal vez produzca aún más desastres. El calentamiento extra del mar debido al CO2 podría aumentar aún más el nivel del mar. Además, el calentamiento de las corrientes oceánicas pueden alterar los sistemas climáticos globales, ya que dependen de ellos. Fenómenos climático como El Niño, en el Pacífico, podrían generar desastres naturales de mayor potencia.

Stern afirma que cualquier retraso en políticas que tengan como objetivo reducir la emisión de gases de efecto invernadero significa mayores emisiones, efectos en el sistema climático y, en definitiva, un riesgo de proporciones desconocidas.

El científico, por último, ha alabado el cambio de política de China, apostando por las renovables y tratando de no ser el mayor emisor mundial de gases de efecto invernadero. En unos años, veremos si lo consigue.