Limpiar con bacterias el cesio de Fukushima
Desafortunadamente, no se conoce un método efectivo y rápido (y esto sin hablar del coste) que haga desaparecer la radiación de una zona contaminada. Pero se investigan métodos y alguno de estos métodos podría probarse en Fukuhsima.

Investigadores japoneses de la Universidad Kokusai Gakuin de Hiroshima han descubierto que un tipo de microbios (llamadas bacterias fototróficas) podrían servir para extraer el cesio radiactivo del agua y el suelo contaminados en la zona de la central nuclear de Fukushima. Estas bacterias tienen, habitualmente, la función de promover el crecimiento y desarrollo de las plantas.

Un grupo de científicos, encabezados por el profesor Ken Sasaki, han estudiado durante diez años formas de extraer metales utilizando estos microbios denominados en el lenguaje técnico bacterias fototróficas. La limpieza se produce porque los iones negativos de este tipo de microbios atraen a los metales con carga positiva. El equipo ha experimentado en los últimos tiempos con dos gramos y medio de cesio mezclado en agua y unos noventa gramos de microbios.

El cesio vertido se reduce a una doceava parte en un día y desaparece al tercer día. Los efectos son similares en el suelo, según se ha confirmado. El profesor que ha dirigido los experimentos ha anunciado que les gustaría hacer pruebas de limpieza en la zona de Fukushima usando esa técnica. Los científicos aún no saben en qué medida y con qué efectividad podrían eliminar el cesio radiactivo de la central de Fukushima, así como tampoco se tiene información sobre los efectos que tendría la aplicación de esos microorganismos en el medio ambiente.

Quizá sea éste un pequeño paso para estar más cerca de encontrar una solución a la limpieza de una zona contaminada con radiactividad (al menos con cesio, no con otros elementos químicos). Pero eso no significa que nos olvidemos de que lo mejor es que no se produzca ningún accidente nuclear. Y la forma más segura de evitar esto es que las centrales nucleares no funcionen.