Limpieza de playas mediterráneas
Varios grupos ecologistas de diversos países se han unido en una campaña común con el objetivo de limpiar las playas de las costas mediterráneas. El proyecto está impulsado por la organización ecologista italiana Legambiente y, en el litoral valenciano, ha colaborado la organización Ecologistas en Acción.

Esta campaña internacional trata de llevar a cabo una limpieza de residuos. Simultáneamente, miles de personas participan en un mismo fin de semana, limpiando zonas del litoral a lo largo de toda la cuenca mediterránea. Se trata de mejorar el medio ambiente de la costa, además de concienciar a la sociedad sobre la necesidad de mantener los ecosistemas marinos libres de basuras.

La conservación de los ecosistemas marinos peligra por el continuo vertido de basuras desde el mar o desde y en el litoral. Los desechos que no son biodegradables se van acumulando en el fondo marino y sobre la costa. La basura marina está compuesta de fragmentos sólidos de desechos arrojados por los seres humanos, desde vidrio, hasta metales y todos tipo de plásticos. Además, este gravísimo problema empeora cada año. Y no sólo es perjudicial para el medio ambiente, sino también para la apariencia estética de las playas y lugares turísticos que, finalmente, pueden perder mucho dinero.

Cada año, millones de aves y tortugas, peces y mamíferos marinos, ingieren plásticos al confundirlos con alimento o indirectamente desde el sedimento. Los residuos plásticos son especialmente peligrosos. Los animales los ingieren y su aparato digestivo queda bloqueado. Pueden llegar a morir por esta causa.

Las administraciones públicas deberían controlar al máximo el vertido de basuras y de aguas residuales mal depuradas. A ello se suma la falta de sensibilidad de algunos ciudadanos. El resultado: la degradación del litoral mediterráneo.

Este año, se ha limpiado la zona que comprende la desembocadura del río Algar, un enclave que destaca por su gran valor ecológico. A pesar del valor ecológico de la costa de Altea, se encuentra amenazada por diversos proyectos urbanísticos y por la construcción o ampliación de puertos.