Limpieza de residuos en la Ría de Huelva
El asociación ecologista Coordinadora Verde ha denunciado la contaminación de la ría de Huelva y ha pedido a la ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Rosa Aguilar, que actúe para limpiar los 21,6 millones de metros cúbicos de fosfoyesos (un residuo que produce la producción de ácido fosfórico) que se han ido depositando año tras año en la ría por la actividad de la empresa Fertiberia, así como materiales contaminados con cesio-137 que producen una actividad radiactiva media.

La regeneración integral que sería necesaria, según los ecologistas, en la ría de Huelva, es una oportunidad para la creación de empleos verdes. Andalucía, una Comunidad Autónoma española de las que más sufre la lacra del paro, no puede desperdiciar una oportunidad así.

Para la Coordinadora Verde, si se lleva a cabo este proyecto de limpieza, Andalucía se convertiría en un ejemplo de los nuevos empleos del siglo XXI, basados en la innovación, el conocimiento y la búsqueda de la sostenibilidad.

La Coordinadora Verde, por tanto, hace una propuesta para crear empleo: limpiar las marismas de Huelva de fosfoyesos, una forma de hacer bien las cosas y crear sinergias positivas. Apoyan, así mismo, la propuesta presentada por la Asociación Mesa de la Ría, que contempla actuaciones para la regeneración y recuperación integral de la zona de la ría de Huelva. En este sentido, exigen la catalogación y retirada de la zona de todos aquellos materiales con actividad radiactiva y su confinamiento en una instalación adecuada que deberá determinar Enresa (Empresa Nacional de Residuos Radioactivos).

La propuesta incluye la retirada de los fosfoyesos que sobrepasen la altura de la concesión otorgada, tres metros, a cargo de la empresa Fertiberia, en cumplimiento de una sentencia de la Audiencia Nacional que la obliga a retirar todo lo que ha vertido fuera de la concesión en altura o mediante subarriendo, así como la retirada de los fosfoyesos hasta tres metros de altura a cargo de la Administración, con ayuda de fondos europeos. También se contempla la catalogación y traslado de otros residuos vertidos ilícitamente por Egmasa a depósitos adecuados: 5.198 toneladas de residuos contaminados con Cesio 137 que quedan por retirar y gestionar y deben trasladarse a una instalación adecuada, a cargo del Consejo de Seguridad Nuclear, Egmasa y Enresa.

Según Sonia Ortiga, coportavoz de la plataforma verde, el simple enterramiento de los fosfoyesos conlleva riesgos ambientales que puede causar erosión, filtraciones, subida del nivel de mar e incluso pequeños terremotos, además del riesgo de dejar en la marisma de Mendaña material radiactivo.