Limpieza ecológica para el hogar
Es bien sabido que los productos de limpieza comerciales suelen contener productos químicos agresivos, que además de limpiar, perjudican y contaminan el medio ambiente. Sin embargo, aunque muchas personas crean que no es posible, existen limpiadores que puedan realizar muy bien la tarea y no dañan el ambiente. Los productos de limpieza que encontramos en las tiendas, contienen peligrosos componentes que también pueden dañar nuestra salud.

Entre los más comunes encontramos: desinfectantes, suavizantes, limpiadores multiusos, detergentes limpiadores de manchas. En estos elementos que utilizamos para limpiar nuestro hogar se encuentra amoniaco, naftalina o alcohol etílico. Todos ellos son grandes contaminantes del aire y del suelo. Para lograr una limpieza ecológica e inteligente, solo tenemos que seguir los siguientes consejos:

- Utilizar productos biodegradables: son aquellos que tienen poder desinfectante y que a la vez no causen daño en el ambiente ni en las personas que se encuentran en el hogar.

- Emplear elementos de limpieza que duren un tiempo prolongado, como por ejemplo, paños de algodón que se puedan lavar y volver a utilizar. De esta manera se evita el uso de servilletas de papel o trapos descartables.

- En nuestra despensa podemos encontrar productos utilizados en la cocina que nos pueden venir muy bien, tales como vinagre, amoniaco, limones y trapos o paños de algodón, con todos esos productos ya tendremos los limpiadores ecológicos que necesitamos para dejar la casa como los chorros del oro.

- Para limpiar el cuarto de baño o la cocina, nada mejor que un poco de bicarbonato de sodio y una esponja.

- Para desatascar cañerías, drenar o desodorizarlos, puedes colocar un poco de bicarbonato con un chorro de jugo de limón. Dejar que los componentes del acido cítrico actúen durante algunos minutos y luego enjuagar con agua bien caliente para eliminar la suciedad acumulada.

- Para los suelos, te recomendamos disolver y mezclar un chorro de vinagre con jabón líquido neutro en un balde con agua caliente.

- Para los cristales, vidrios y espejos, usa una mezcla de agua con vinagre para dejarlos bien transparentes.

- Para manchas o depósitos, colocar sobre las mismas un paño embebido en vinagre, y dejar actuar unas horas. Luego, enjuagar y verás cómo queda como nuevo.

- Para limpiar metales como el cobre, se pude usar limón con un poco de sal; y para la plata, limón con bicarbonato. ¡Pruébalo y verás cómo funciona!