Lista Roja: más de 22.000 especies en peligro de extinción
El ser humano sigue en su línea, destruyendo por doquier, haciendo uso y abuso de todo lo que le rodea. Ya lo advirtió WWF: la fauna es la mitad de lo que eran hace apenas cuatro décadas, y ahora, la última actualización de la Lista Roja es un buen ejemplo del futuro que nos espera: un entorno cada vez más pobre en biodiversidad a consecuencia de la sobreexplotación de recursos, una de las principales causas de extinción de especies en el planeta.

La pesca, la tala, el turismo, la caza, la minería o la agricultura, entre otras muchas otras actividades destinadas a satisfacer nuestro voraz apetito por los recursos naturales está a punto de acabar con miles de especies. Según la última actualización de la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN, están amenazadas un total de 22.413 especies de más de 76.000 evaluadas, entre ellas el atún rojo del Pacífico, el pez globo de la China, el camaleón gigante con cuernos de cuchilla, la anguila americana o la cobra de la China.

Una cuarta parte a punto de desaparecer

La actualización de la Lista Roja ha sido presentada en el Congreso Mundial de Parques de la UICN, en Sídney, Australia, con motivo de su 50 aniversario. El evento, sin embargo, no tuvo un carácter festivo, pues el panorama llama al pesimismo más absoluto. No en vano, de las especies evaluadas una cuarta parte (24,9 por ciento) está al borde del abismo. Muchas ya lo han hecho, entre ellas, la tijereta más grande que se conoce (Labidura herculeana) o el caracol de Malasia (Plectostoma sciaphilum), ambos por la destrucción de su hábitat.

Lista Roja: más de 22.000 especies en peligro de extinción
En España, la Lista Roja identifica 552 animales y plantas amenazados de un total de 2.827 especies evaluadas, de los que 338 son animales y 214 plantas. Naturalmente, hay muchas más especies que las registradas, pero estos datos dan sobrada cuenta de la dimensión del problema.

¿Y la solución? Desde el UICN se reclama algo que sorprendentemente no se hace, la gestión de las áreas protegidas, pues sólo el 25 por ciento se gestionan con eficacia,”y eso es bastante serio”.