EL litio será clave para las energías renovables
Juguemos a imaginar el futuro. Imaginemos un mundo en el que ya no se necesita ni petróleo, ni gas natural, ni carbón, para que las industrias, los coches, los edificios, las ciudades funcionen normalmente. Para que ocurra del todo desgraciadamente aún quedan muchos, muchos años, pero ese día llegará… aunque sólo sea porque todos esos combustibles fósiles se agotarán tarde o temprano. Entonces no habrá vuelta atrás.

Pero toda esa energía que actualmente se produce con los combustibles fósiles se tendrá que seguir produciendo mediante otro tipo de sistemas, a poder ser limpios y sostenibles. Sólo que con la mayoría de estos sistemas no se puede asegurar una producción de energía continua. Las placas solares reciben el sol sólo de día, los aerogeneradores necesitan del viento para producir energía eléctrica, pero éste no siempre sopla. Aquí es donde entra la importancia de los sistemas de almacenamiento de energía. Toda la energía sobrante de los estos sistemas se debe almacenar para cuando sea necesaria.

La mayoría y más eficientes sistemas de almacenamiento de energía, en la actualidad, son las baterías compuestas de litio. Por tanto, el litio va a ser muy importante en el futuro desarrollo de las energías renovables, que es tanto como decir en el futuro de la humanidad. Si los países que poseen petróleo o gas natural como recurso natural en su territorio han sido los que se han convertido en el punto de mira de la política internacional de las grandes potencias, debido a su importancia geopolítica, dentro de unos años pueden ser los países que tengan yacimientos de litio los que acaparen la atención de todo el mundo. Para lo bueno y para lo malo. Sin duda, es un arma de doble filo.

Uno de esos países es Afganistán, un país destrozado en permanente conflicto bélico. Según algunas informaciones, este país puede ofrecer unas reservas del preciado metal por valor de un billón de dólares norteamericanos. Y hay que tener en cuenta que el valor del litio se ha multiplicado por diez en sólo cinco años. Y puede seguir revalorizándose.

Otro de los países con una importante riqueza en yacimientos de litio es Bolivia. Se estima que en dos departamentos del país suramericano, Potosí y Oruro, se encuentran el 50% de las reservas mundiales de litio. De hecho, algunas multinacionales están invirtiendo en el país, principalmente las del sector automovilístico, ya que el litio va a ser fundamental para la fabricación de coches eléctricos.