Llamamiento para evitar una catástrofe planetaria en la reunión previa a la Cumbre climática de Qatar (COP18)
Las conversaciones sobre el clima previas a la celebración en Qatar de la próxima Cumbre climática (COP18) están manteniéndose dentro de un gran escepticismo, pues se sabe que llegar a un acuerdo no será fácil ni, por lo tanto, todo lo rápido que la situación exige. Los llamamientos a una acción y reacción urgentes para detener el avance del cambio climático fueron las notas más destacadas en la ceremonia de apertura de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) celebrada en Doha.

Los delegados de unos 200 países y regiones comparten el mismo objetivo: reducir las emisiones que causan el calentamiento global para evitar su avance en el futuro y detener los eventos extremos que ya están produciéndose (sequías, inundaciones, olas de calor, incendios forestales, tormentas, huracanes más frecuentes y virulentos, etc.), pero los países difieren en cómo alcanzar esa meta.

El tiempo es el gran problema que complica aún más las cosas, pues se pide y necesita una reacción urgente, contrarreloj. Los países deben actuar de inmediato “si queremos evitar una catástrofe global en la próxima generación. Nosotros no podemos vacilar en nuestra determinación de hacer frente a este desafío”, dijo en la ceremonia de apertura la ministra de Relaciones Exteriores de Sudáfrica Maite Nkoana-Mashabane.

Falta de ayudas

Lógicamente, la manzana de la discordia está en la gran diferencia de posibilidades que hay entre países desarrollados y menos desarrollados para abordar la cuestión. O, si se quiere, en la poca predisposición que, a la hora de la verdad, demuestran los países ricos en comprometerse en ayudar a los pobres. Su Wei, negociador climático de China hizo un discurso en nombre de Brasil, India, Sudáfrica y China en la sesión plenaria que aludió a este eterno problema: “Instamos a los países desarrollados a cumplir sus compromisos de reducción de emisiones y a proporcionar apoyo financiero y técnico para permitir a las economías en desarrollo a tomar medidas para combatir el cambio climático”, dijo.

Llamamiento para evitar una catástrofe planetaria en la reunión previa a la Cumbre climática de Qatar (COP18)
Así las cosas, los expertos pronostican que la reunión de Doha no alcanzará grandes metas, y el mismo fracaso temen en la cumbre de Qatar, que se celebrará el próximo mes de diciembre. Eso sí, se espera que, al igual que ocurrió con la cumbre de Copenhague en 2009 o la celebrada luego en México, también la cita sudafricana sirva para ir avanzando a paso lento pero seguro en la definición de una estrategia que pueda llevar a un acuerdo universal.

¿Pero, y si entonces ya es demasiado tarde? Por lo que parece, el mundo no sabe o no quiere ponerse de acuerdo de un modo más rápido. Por lo pronto, la agenda para las negociaciones de Doha incluyen la extensión del Protocolo de Kyoto, que expira este año, avanzar en el tratado mundial legalmente vinculante de reducción de las emisiones, y en el nuevo tratado climático global que incluya a todos los países para entrar en vigor en 2020. Es decir, seguiremos sin grandes titulares o, lo que es lo mismo, sin detener el cambio climático.