Llega el calor y se permite el baño en playas cercanas a Fukushima
Una playa de Iwaki, en la provincia de Fukushima, ha obtenido el permiso de baño para el verano de 2012. Se ha convertido en la primera playa que abre sus puertas tras el accidente nuclear ocurrido en central de Fukushima en marzo de 2011.

En la playa de Nokoso, a 65 kilómetros al sur de la planta nuclear, tres guías turísticos locales inauguraron con un baño la “reapertura” de la playa, en una jornada que coincidió, en Japón, con la celebración en Japón de la festividad del Día del Mar. Es como el famoso baño de Manuel Fraga tras el accidente nuclear de Palomares.

Fue una fiesta por todo lo alto. Durante la inauguración de la primera playa abierta en Fukushima, se organizaron actuaciones musicales y partidos de voley-playa. Según el ayuntamiento de Iwaki, la concentración de radiación en el agua del mar es inferior a 1 becquerel por litro. La radiación en el aire tampoco supone un riesgo para la salud. Los ciudadanos pueden tomar el Sol, bañarse y practicar la natación.

“El agua aún está fría, pero creo que será una buena temporada. Quiero que vengan muchas personas”, ha asegurado una de las guías turísticas, Yukiei Hakozaki, de 22 años.

El accidente en la central nuclear de Fukushima Daiichi, el peor desde el de Chernóbil, ha afectado a diversos sectores como la agricultura, la ganadería o la pesca local. Se han evacuado unas 80.000 personas en una zona de exclusión de 20 kilómetros alrededor de la planta nuclear.

La operadora de la central, Tokyo Electric Power (TEPCO), ha informado en diversas ocasiones sobre la filtración de agua radiactiva al mar. La última de estas filtraciones ocurrió el pasado mes de abril, cuando se confirmó una fuga de 12 toneladas de líquido contaminado con estroncio radiactivo.

Desde el inicio de la crisis nuclear, tras el terremoto y posterior tsunami, las autoridades realizan pruebas para analizar la cantidad de radiación que hay en el ecosistema marino, ya que se estima que, entre el 21 de marzo y el 30 de abril de 2011, la planta pudo verter al mar unos 15.000 terabecquereles de cesio y yodo radiactivo.