Llega el mínimo anual del hielo en el Ártico
Durante el verano, el Ártico pierde hielo. Cada año, en septiembre, alcanza su nivel más bajo del año en cantidad de hielo. Después de recupera porque bajan las temperaturas, hasta que, en marzo o abril, alcanza el punto en el que hay más hielo. Este año parece que no va a haber un récord histórico, aunque sí va a ser uno de los mayores mínimos de los últimos diez años.

Es la tendencia decreciente que se produce desde hace años. Es un ciclo natural pero, a causa de las actividades industriales del ser humano, en especial, por la quema de combustibles fósiles, el deshielo es cada vez más rápido. En 2012, la pérdida de hielo alcanzó su máximo histórico.

Los datos del Ártico se recogen mediante satélite desde 1979. Y las diez mínimas extensiones de hielo se han producido en la última década. La tendencia decreciente está, por tanto, más que probada, por mucho que los escépticos del clima se empeñen en negarlo. Además, la pérdida de hielo es más rápida que las primeras predicciones de los científicos y ha aumentado considerablemente en los últimos años: se calcula que, desde 1996, se ha perdido un 10% de la cobertura del hielo marino ártico cada década.

La pasada década fue la más cálida desde que se empezaron a medir las temperaturas, esto es, desde 1850. Algunos expertos creen que, a este ritmo, en menos de una década el Ártico se podría quedar sin hielo en verano. Sin nada de hielo. ¿Dónde vivirán, entonces, los osos polares?

Finlandia, el primer país que se une al foro para salvar el Ártico

Llega el mínimo anual del hielo en el Ártico
Para evitarlo, hay que mantener las temperaturas por debajo de un aumento de 2 ºC. En concreto, es esencial tomar medidas en el sector energético. Se debe alcanzar un nuevo acuerdo climático global para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y declarar el Ártico como santuario natural global. Es esencial, por otra parte, prohibir la explotación comercial de los recursos fósiles de la región.

Greenpeace ha pedido un foro constituido por los ocho países que tienen frontera con el Ártico para proteger la región. Finlandia es el primer país que ha dado decidido apoyar la protección de la zona y luchar por la creación de una red de áreas Marinas Protegidas en el Ártico. Ojalá otros países sigan su ejemplo.