La lluvia provoca una columna de vapor sobre la central nuclear de Fukushima
Tras la lluvia caída sobre la zona, se ha detectado vapor procedente de uno de los tres reactores accidentados en el desastre de la central nuclear de Fukushima en Japón en marzo de 2011. El operador, Tepco, ha asegurado que los niveles de radiación eran estables. No hace mucho que Tepco recibía críticas por deficiente gestión del agua contaminada en la planta.

La piscina de combustible del reactor parece, pues, estable, y no hay un aumento significativo en los niveles de radiación en los alrededores. Sin embargo, ya han pasado más de dos años desde que se produjo el accidente, lo que demuestra que las consecuencias de una crisis nuclear perduran en el tiempo poniendo en riesgo el ambiente y las personas de la región.

Un vigilante se seguridad fue quien se dio cuenta que una de las cámaras estaba captando lo que parecía ser vapor, que subía justo por encima de la vasija de contención primaria. Dos horas más tarde aún se podía ver el vapor. Tepco dice que la causa del suceso fueron las lluvias de la noche anterior.

La compañía cree que la lluvia entró al reactor. Si llegó al recipiente de contención primaria, que contiene agua caliente, ésta se evapora. El vapor surge del edificio que alberga el reactor número 3, que fue gravemente dañado por una explosión de hidrógeno tras el terremoto y posterior tsunami de 2011.

¿Dónde almacenar el agua contaminada?

La lluvia provoca una columna de vapor sobre la central nuclear de Fukushima
Los niveles de radiación en la parte superior del edificio siguen siendo demasiado altos, lo que impide que los trabajadores entren. Por ello, se utiliza maquinaria de control remoto para retirar escombros y restos del tsunami.

El combustible de los reactores dañados está pasando al fondo de los recipientes de contención primaria. Allí se enfría con enormes cantidades de agua alimentada a través de una red de tuberías y mangueras.

Tepco está buscando un espacio donde almacenar las aguas contaminadas. En abril, la empresa solicitó permiso para canalizar el agua con niveles relativamente bajos de radiación hasta el mar, pero la medida fue rechazada por las protestas de los pescadores locales.