Los afectados por el ‘Chernobyl de la Amazonia’ buscan apoyo
La tragedia ambiental que dejó poco menos que anegada en petróleo una zona de selva virgen en la Amazonia peruana no ha recibido una solución satisfactoria ni en lo ambiental ni en la indemnización correspondiente. Muy al contrario, todo ha quedado en agua de borrajas, se queja la Unión de Afectados por la petrolera.

Los damnificados tienen previsto hacer un tour por varios países europeos para que su drama, a su vez un atentado global no quede en el olvido. Su fin es gritar al mundo qué les está ocurriendo, que se conozca el estado de la cuestión, desde el mismo origen del desastre medioambiental hasta la actualidad, diez años después en los que no se han solucionado las cosas en lo más mínimo.

Acusan a la petrolera de negarse a acatar el fallo. Explicarán en conferencias en distintas ciudades europeas que pese a ser condenada Texaco a pagar 19.000 millones por los graves daños causados Pero después de más de 10 años, es vergonzoso saber que en noviembre pasado la indemnización que contemplaba la condena se rebajó a la mitad, presuntamente por las presiones de la petrolera.

Asumir responsabilidades

Además, Chevron no tuvo problema en querellarse con los mismos indígenas que le demandaron y, por si la madeja estuviera poco enredada, en este momento el Tribunal de la Haya tramita una demanda de la petrolera para escaquearse pasando la patata caliente al Estado de Perú.

Los afectados por el ‘Chernobyl de la Amazonia’ buscan apoyo
La reparación ambiental, por otro lado, es la gran asignatura pendiente. Después de que la compañía petrolera destrozara un hábitat privilegiado, único, donde vivían comunidades indígenas, todavía no se han limpiado de modo efectivo esos desechos tóxicos procedentes del proceso de explotación petrolero. Por si fuera poco, se construyeron piscinas permeables que no dejan de contaminar aguas que utilizan personas para su consumo mediante uso doméstico o ingiriendo la pesca de los ríos del área siniestrada.