Los animales también reciclan
Casi todos los animales ayudan al equilibrio natural de los ecosistemas. En el siglo XXI esto implica compensar o utilizar de algún modo la basura que genera el ser humano. Una dura tarea, sin duda. En realidad, no son más que estrategias para sobrevivir. Para sobrevivir al y con el hombre.

Algunos animales aplican en su vida el famoso lema de las tres R: reducir, reutilizar, reciclar. Y nadie se lo ha tenido que enseñar. Es la lógica de la naturaleza.

Sin duda los pájaros son de los que más reciclan. En especial, las especies urbanas, como las palomas o las gaviotas. Además de alimentarse de los desperdicios del ser humano, usan cuerdas, periódicos y plástico para modelar sus nidos.

Hay una especie que vive en Nueva Guinea y Australia que construye un armazón para atraer a las hembras que, a menudo, está compuesto por basura de vivos colores (botellas y otro tipo de plásticos). ¿Reciclar es sexy para esta especie?

Los cangrejos ermitaños, en ocasiones, en vez de recoger conchas para usarlas como casa, usan botellas de cristal, latas u otros objetos de desecho. Algunas arañas también nos dan una lección de reciclaje. Hay una especie que decora su red con todo tipo de restos, como hojas y ramas. Muchas arañas reconstruyen sus nidos cada día, para lo que reutilizan lo que encuentran cada día en sus paseos.

El escarabajo pelotero ahorra millones a la industria ganadera

El escarabajo pelotero es un clásico del reciclaje en la naturaleza. Es el basurero de los ecosistemas. Este insecto vive de recoger y reutilizar sus propios desechos y los de los demás. Los escarabajos peloteros construyen sus hogares con heces, pero también se las comen o ponen sus huevos en ella. El valor ambiental de estos escarabajos es incalculable. Aunque sí se ha calculado, por ejemplo, que su labor natural ahorra a la industria ganadera de Estados Unidos unos 380 millones de dólares al año por la reutilización de los excrementos del ganado.