Los barcos afectan a los organismos marinos
El ser humano, con su sola presencia o con su actividad, puede afectar el modo de vida de cualquier especie de animal o planta. Sin contar con las transformaciones globales que causa al planeta. Esto no es nuevo, pero sí lo es que se tengan claras evidencias gracias a los avances tecnológicos. En el caso del que hablamos, gracias a los satélites que analizan los océanos.

La Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) ha constatado que miles de organismos son obligados a trasladarse cada día fuera de su ecosistema marino como consecuencia del tráfico de barcos. Ante tal situación, la ESA ha puesto a disposición sus satélites para vigilar las zonas más conflictivas y, de este modo, reducir lo que se conoce como “tráfico invasor” en los océanos.

La ESA ha explicado que, en otras épocas, el comportamiento de muchas plantas y animales había sido aferrarse a la parte exterior de los cascos de los buques, pero, en la actualidad, el problema es que se está produciendo un incremento dramático del traslado de microorganismos, huevos y larvas, como consecuencia de la introducción generalizada de los cascos a prueba de agua desde el siglo XIX. Se calcula que este tipo de barcos remueven anualmente como lastre alrededor de cinco millones de toneladas de agua.

Según la ESA, se trata de un grave problema que puede generar un gran impacto ecológico si se introducen especies en espacios a los que no corresponden. Las aguas alemanas son las más castigadas por esta situación, de ahí que la agencia espacial haya facilitado a la Agencia Marítima e Hidrográfica alemana (BSH) la información obtenida con sus satélites para que estudien la situación.

La Organización Marítima Internacional (OMI) ha creado la “Convención Internacional para el Control y la Gestión de los buques del agua de lastre y los sedimentos” para evitar los efectos potencialmente devastadores de esta situación y que entrará en vigor en 2013.