Los bosques vírgenes europeos
Siempre que se habla de bosques primarios pensamos en lugares como por ejemplo la selva del Amazonas. Sin embargo, quienes vivimos en Europa tenemos estos maravillosos bosques más cerca de lo que pensamos.

En concreto, todavía existen bosques primarios en Finlandia y Suecia, que suponen, respectivamente, un 1% y un 3% de la superficie total de sus bosques. Pero la reina en extensiones de bosques originarios es Rusia, sobretodo en sus zonas situadas al oeste de los Montes Urales; en ellas viven especies como el tigre siberiano, la ardilla voladora, el zorro, el lobo, el oso pardo… Hablar de los bosques primarios en Rusia es hablar de la Taiga, formada por grandes extensiones de coníferas (taiga en ruso significa “bosque frío”).

Los bosques vírgenes europeos
La Taiga se ha respetado bastante debido al frío extremo reinante y a la baja calidad de sus suelos, que los hace inviables para la agricultura. El peligro sí existe en lo que se refiere a la caza masiva de especies animales para aprovechar sus pieles, principalmente de zorros y visones.
Otro peligro es la tala de bosques: en contra de lo que habitualmente se cree, el gobierno finlandés está destruyendo la poca superficie de bosque primario que le queda y ha aumentado las importaciones de madera procedente de la Taiga rusa.
No hemos de olvidar que los bosques primarios son el hogar de pueblos indígenas, como los Sami.

“Vivir en los bosques es una parte importante de la cultura Sami. La vegetación de los viejos bosques es de crucial importancia para los pastores de renos y no debería ser explotada en ningún caso para alimentar fábricas de pasta de papel. En la cultura Sami hemos sido enseñados a respetar los bosques incluso desde nuestra infancia”.
Pekka Aikio, Presidente del Parlamento de Sami (Finlandia)

¿Qué podemos hacer nosotros? Más de lo que pensamos. Por ejemplo, cuando compramos muebles vale la pena investigar de dónde procede la madera. También es muy importante reducir el uso de papel y usar papel reciclado. En España existe el proyecto “Libros Amigos de los Bosques”: se certifica que el papel utilizado ha sido fabricado a partir de madera procedente de bosques y plantaciones gestionadas con los más altos estándares ambientales, garantizando una explotación de los recursos sostenible con el medio ambiente, en especial con los bosques primarios, y beneficiosa para las personas. La editorial Destino tiene algún libro con este sello.