Los cafetales de Colombia y los hayedos de Alemania, Patrimonio Mundial de la Unesco
El Paisaje Cultural Cafetero de Colombia, los lugares arqueológicos de la isla de Meroe (en Sudán), el Área Protegida de Wadi Rum (en Jordania) y la región de la Lombardía (en Italia) y la fábrica Fagus en Alfeld (Alemania) han sido nombrados como parte de la lista del Patrimonio Mundial de la Unesco.

También se ha incluido como Patrimonio Mundial al sistema de lagos de Kenia en el Gran Valle del Rift, la costa australiana de Ningaloo, las islas de Ogasawara, el paisaje cultural tradicional chino del Lago del Oeste de Hangzhu y el Delta de Salum, así como los bosques primarios de hayas de Alemania, Bridgetown y el área histórica de Garrison (en Barbados), e Hiraizumi y sus templos, jardines y sitios arqueológicos representativos de la Tierra Pura budista (en Japón).

En cuanto al Paisaje Cultural Cafetero de Colombia es un ejemplo excepcional de paisaje cultural sostenible y productivo único que supone una tradición y un símbolo tanto de ámbito nacional como para otras zonas cafeteras del mundo. Incluye seis paisajes de café y dieciocho centros urbanos de las cadenas occidental y central de la Cordillera de los Andes, al oeste de Colombia.

Estos paisajes son reflejo de una tradición centenaria que consiste en cultivar en pequeñas parcelas de bosque alto. Los cultivadores de café adaptaron el cultivo a las condiciones difíciles de la alta montaña. Las zonas urbanizadas, en su mayoría situadas en las cumbres, se caracterizan por una arquitectura creada por los colonos procedentes de la región de Antioquia, de influencia española. Como materiales de construcción se utilizaron materiales tradicionales, tales como tapia, bahareque (cañas trenzadas) para los muros y tejas de arcilla para los tejados. Algunos de estos materiales persisten todavía en algunas zonas.

Los bosques primarios de hayas de Alemania son un ejemplo de la evolución ecológica y biológica postglacial que sigue su curso en los ecosistemas terrestres y son indispensables para comprender cómo la haya europea llegó a tener un dominio absoluto en lugares con condiciones ambientales diversas.

Con esta nueva ampliación se agregan cinco bosques de un total de 4.391 hectáreas a las 29.827 hectáreas de los hayedos eslovacos y ucranianos inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial en 2007. El nuevo sitio de tres naciones que se conocerá en adelante con el nombre oficial de Bosques de hayas primitivos de los Cárpatos y Hayedos antiguos de Alemania (Eslovaquia, Ucrania, Alemania).