Los cazadores ayudarán en la conservación del oso pardo
Los propios cazadores (al menos, los inteligentes) son los más interesados en conservar la biodiversidad y el medio ambiente. No quieren quedarse sin presas. Así, es esencial una caza sostenible y acuerdos con las instituciones públicas para poder llevarla a cabo. En el norte de España, en la Cornisa Cantábrica, aún hay algunos osos pardos. Pocos. Y tanto cazadores como instituciones públicas quieren que el oso pardo siga habitando esas montañas.

Por ello, se ha creado un proyecto para la conservación del oso pardo, llegando a acuerdos con la Federación Cántabra de Caza y con doce sociedades de cazadores que gestionan cotos de caza donde viven osos en Asturias. Son más de 4.000 los cazadores que pertenecen a estas asociaciones, la mayoría, de localidades de la región.

Lo que se pretende es favorecer la caza de jabalí en batida, la modalidad de caza con mayor implantación entre los cazadores locales en las zonas oseras cantábricas, para que no interfiera en la conservación del oso pardo, una especie en peligro de extinción.

Se quiere obtener la implicación y la participación directa de los cazadores en las tareas de conservación de oso pardo. Para ello, se organizarán actividades de educación y sensibilización pública, dirigidas específicamente al colectivo de cazadores, sobre la gestión y los problemas de conservación del oso, así como de acciones que buscan evitar la muerte de osos, tanto las accidental, producidas durante el ejercicio de la caza, como las causadas por el furtivismo. Hay que reducir al máximo los conflictos entre osos y la actividad cinegética.

Se llevarán a cabo acciones concretas, como medidas destinadas a evitar la mutilación o la muerte de osos causada por lazos ilegales, mejorar el hábitat en cotos de caza para favorecer la conservación del oso y, en general, implicar a los cazadores en la conservación del oso.

Los osos cantábricos se mueven por un territorio de unos 4.900 kilómetros cuadrados, en dos subpoblaciones que se está intentando comunicar: en la subpoblación occidental hay entre 160 y 180 ejemplares, mientras que en la subpoblación oriental se calcula que viven unos 30 osos.