Los coches eléctricos comienzan a cargar baterías
El fabricante de coches a pila Tesla Motors acaba de lanzar una de las ofertas más esperadas de los últimos años. El Leaf, un coche eléctrico comercializado por Nissan, que está dando que hablar meses antes de su programado lanzamiento a finales de este mismo año y según parece ha recibido más de 17.000 pedidos para resérvalo. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, visitó el pasado jueves una fábrica de baterías para autos eléctricos en el estado de Michigan para promover el programa federal de ayudas por valor de 2.400 millones de dólares para desarrollar tecnología que permita fabricar mejores vehículos eléctricos. Pero el problema parece estar en las infraestructuras.

El catastrófico derrame de petróleo en el Golfo de México está volviendo a despertar inquietudes sobre la adicción de Estados Unidos al crudo. Así que todos los motores están en marcha para un futuro en el que la mayor parte de nuestros desplazamientos no dependan de los combustibles fósiles. Pero para conseguir el sueño del coche eléctrico se necesitan puntos de recarga.

Los clientes que desean comprar un vehículo eléctrico quieren saber al menos dos cosas: ¿qué distancia puedo recorrer sin recargar la batería? y ¿dónde puedo recargar cuando esté en la carretera, lejos de casa? Las empresas reconocen que todavía no hay respuestas claras para esas preguntas, y tal vez no las haya hasta que pase un buen tiempo después de que los autos eléctricos lleguen a los concesionarios.

La única forma de librarse del petróleo es con un sistema que sea más barato que la gasolina, y menos conteniente. Parece que el modelo de coches eléctricos va por buen camino, pero aún falta mucho para que realmente una persona se pueda desplazar por cualquier parte del mundo en un coche que funcione con una batería. Los gobiernos han pedido a las empresas eléctricas y a otras construir estaciones de recarga públicas. Todo comienza por el principio…