Los dinosaurios pesaban la mitad de lo que se creía
Los dinosaurios parece que estaban más delgados de lo que creíamos, y la ciencia acaba de enmendar el error, justo a tiempo para la temporada playera. Aunque, bien pensado, les han hecho un flaco favor, nunca mejor dicho, pues un aspecto más escuchimizado también los hace mucho menos imponentes.

Sin duda, una menor corpulencia les resta ese aspecto de fiereza y enormidad que tanta fama les ha granjeado entre sus fans, una auténtica legión en el mundo entero. Pero las cosas son como son, y por mucho que la imaginación nos arrastre a universos emocionantes y fantásticos, la ciencia ha hablado alto y claro. Según un nuevo método de cálculo publicado en la revista Biology Letters, los dinosaurios pesarían más o menos la mitad de lo que se creía hasta ahora.

Concretamente, el nuevo sistema ha sido utilizado con el gigantesco braquiosaurio, uno de los mayores animales terrestres, de 25 metros de largo y un peso estimado de “solamente” 23 toneladas, frente a las 40 toneladas que se le adjudicaron anteriormente. En los años sesenta, sistemas de cálculo de entonces le adjudicaron alrededor de 80 toneladas.

Para medir el peso de los dinosaurios, los investigadores han ideado una técnica que funciona en dos fases: primero se utiliza el láser como método de medición de la cantidad mínima de piel necesaria para “envolver” los esqueletos de mamíferos actuales con relativa flexibilidad, y a continuación se obtienen las equivalencias entre el volumen resultante (piel más esqueleto) y la masa del animal concreto. A partir de aquí, se aplica el modelo a los esqueletos de cualquier animal, exista o no sobre la faz de la Tierra. De este modo fue como los biólogos averiguaron el peso del mayor esqueleto de dinosaurio del mundo, el Brachiosaurus brancai del museo de Historia Natural de Berlín.

“Nuestros resultados sugieren que las estimaciones precedentes (para todos los dinosaurios) eran exageradas. Y aunque la diferencia podría no ser tan pronunciada con respecto a otros dinosaurios, en general todos eran más delgados de lo que se creía hasta ahora”, declaró Bill Sellers, líder de la investigación.