Los ecosistemas son la base de la salud y el bienestar
En el Congreso Nacional de Medio Ambiente (CONAMA), que se está celebrando estos días, diferentes empresas e instituciones debaten sus diferente puntos de vista acerca de los problemas con los que se enfrenta medioambientalmente este planeta.

Ana Leiva, directora de la Fundación Biodiversidad dependiente del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, ha participado en el debate “Retos ambientales de la sociedad española… Mirando a 2020”. Los grandes problemas ambientales que se afrontan en la actualidad requieren estrategias urgentes con objetivos a medio plazo. La Unión Europea ha fijado una serie de metas para 2020 y para conseguir su cumplimiento se requiere de la participación de todos los agentes sociales.

Ana Leiva ha señalado los retos ambientales ineludibles a los que se debe dar respuesta en 2020. Ha recalcado los problemas que afectan al impacto del cambio climático sobre los ecosistemas y la disponibilidad de recursos hídricos; la pérdida de biodiversidad; la erosión del suelo y la presencia de especies invasoras. Si no se preserva una base de capital natural suficiente los ecosistemas pueden sufrir daños irreversibles y dañar, tanto la economía, como la salud y el bienestar de toda la sociedad. La directora de la Fundación Biodiversidad ha señalado que es esencial que la sociedad comprenda que el cambio climático, no sólo se combate desde el punto de visto medioambiental, sino que, en el largo plazo, supone desafíos económicos y sociales.

Los ecosistemas proporcionan alimentos, agua limpia, aire respirable, materias primas y, en definitiva, son la base vital que garantiza la salud de los seres humanos y su bienestar. Este capital está siendo reducido a un ritmo sin precedentes en toda la historia.

La solución, ha concluido Leiva, se encuentra en dar el paso definitivo hacia una economía social y sostenible, que reconozca el valor y la escasez de los activos naturales y que luche por su conservación desde la innovación y la generación de empleo. Además, es esencial la implicación de toda la ciudadanía para conseguir cambios profundos y a gran escala.