Los futuros desiertos del Planeta
Toda la zona del Mediterráneo tiene grandes posibilidades de convertirse en un desierto, concretamente el peligro acecha casi el 40% de la superficie terrestre. En el caso de España, la cuenca del Júcar, del Segura y el sureste del Ebro son algunas de las áreas con más riesgo de desertificación debido a sus condiciones climatológicas con un alto grado de aridez. Son algunas de las consecuencias del calentamiento global.

Si miramos el resto del mundo, tenemos que África del Norte, Oriente Próximo, Australia, el suroeste de China y el oeste de América del Sur son las zonas más amenazadas de convertirse en futuros desiertos. Estas regiones del desierto subtropical tienen un riesgo de desertificación del 76%, mientras que el caso del Mediterráneo el riesgo sería de 63%. Las zonas marinas y las praderas también pueden ser arrasadas pero en menor medida que los suelos terrestres.

La sobreexplotación de los acuíferos, la aridez, la erosión y el riesgo de incendio son los principales responsables de la desertificación. Además, el uso insostenible del suelo puede llevar a una enorme y descontrolada degradación, que si ésta se produce en zonas áridas, semiáridas y subhúmedas secas, como puede ser en España, la degradación se denomina desertificación y los efectos pueden ser irreversibles, generando áreas totalmente improductivas.