Los gigantes de Silicon Valley apuestan por las oficinas verdes
Comenzaron siendo start ups, y la revolución tecnológica que ha traído la era digital los ha catapultado a la cima del éxito en unos pocos años. Cierto es que, a su vez, han sido partícipes e incluso impulsores del imparable fenómeno de Big Data, un universo en constante evolución, que ha marcado un antes y un después en nuestra forma de hacer las cosas.

Con sus pros y sus contras, en efecto, desde un enfoque ambiental esta galaxia de grandes datos significa tanto polución como innovación. Si bien la huella ecológica de empresas como Amazon, Facebook, Google, Apple o Twitter deja mucho que desear, no puede negarse que sus proyectos verdes marcan tendencia a la hora de diseñar hábitats más naturales para los trabajadores de sus sedes.

Aunque todos ellos se puedan catalogar perfectamente en la línea del “greenwashing”, en este post vamos a centrarnos en la parte positiva. Es decir, en esa decidida apuesta de estas innovadoras empresas por proyectos arquitectónicos que, en muchos casos, son auténticas obras faraónicas.

En otras, por contra, abruman por su maravillosa simplicidad, que en realidad es cualquier cosa menos sencilla. Si se busca no es tanto por cuestiones estéticas, sino de fondo. Por lo general, se pretende unir sostenibilidad y funcionalidad (sinónimo de eficiencia y rendimiento laborales), compatibilizándolos con la integración paisajística.

Los gigantes de Silicon Valley apuestan por las oficinas verdes
Aprovechando que estos días Amazon es noticia por sus biosferas, unas enormes bolas de cristal tipo invernaderos que está levantando en Seattle (Estados Unidos), veamos algunos de los ejemplos más espectaculares, inspiradores o, si se quiere, hasta aleccionadores.

De acuerdo, no es oro todo lo que reluce, los aciertos bien valen la pena, y por unas u otras razones todos los proyectos representan una revolución en la forma de entender los espacios de trabajo.

Las biosferas selváticas de Amazon

Conocimos el proyecto en 2013, cuando la firma de arquitectura NBBJ dio a conocer sus planes para el Amazon Seattle campus: tres biosferas de vidrio repletas de plantas es que albergarán a casi 2.000 empleados de la empresa.

La construcción de las biosferas comenzó el año pasado y ya están empezando a tomar forma. Un asombroso proyecto que busca que la nueva sede de la empresa sea todo un acontecimiento a nivel arquitectónico y en cuanto a concepto de espacio de trabajo. Adiós a la oficina clásica, al más puro estilo de las grandes empresas tecnológicas californianas, aunque en este caso la ubicación sea otra, básicamente por motivos logísticos que ahora no vienen al caso.

El Spaceship de Apple

Anteriormente, Apple anunció su proyecto spaceship para su sede central que perseguía igualmente ofrecer un medio ambiente saludable y natural para sus trabajadores. Precisamente, este mes de mayo pudimos ver a vista de pájaro (o dron, tanto se da) cómo las obras estaban muy avanzadas.

Finalizada de su estructura el edificio empieza a recubrirse e instalarse sistemas de ventilación, placas solares y sus característicos cristales curvos. Si todo marcha según lo previsto, podría finalizarse este mismo año.

Los gigantes de Silicon Valley apuestan por las oficinas verdes

Facebook y su enorme jardín en la azotea

La compañía liderada por Mark Zuckerberg inauguró en 2015 sus nuevas oficinas en el edificio 20 de Menlo Park (California, EEUU). Más allá de sus espacios abiertos, diáfanos y de la presencia de grandes plantas en su interior, cuenta con los consabidos espacios de esparcimiento en los que la creatividad y la originalidad brillan por doquier.

Los gigantes de Silicon Valley apuestan por las oficinas verdes
Además, el complejo cuenta con un parque de 4 hectáreas en la cubierta, por lo que mediante conexión wifi pueden trabajar al aire libre, disfrutando del agradable clima de California.

La ciudad ecológica de Google

También Google quiere que sus oficinas sean un espacio ideal para trabajar, descansar y dejar que fluja la creatividad a raudales. Su proyecto denominado Google North Bayshore es un increíble complejo en el que albergará sus oficinas.

Se ubicará en Mountain View, California, en un terreno rodeado de zonas verdes con el objetivo de que forme parte de ellas y se logre una armonía paisajística que también implique un impacto ambiental mínimo.

Los gigantes de Silicon Valley apuestan por las oficinas verdes
Además de emplearse recursos naturales y las energías verdes para alimentar las necesidades energéticas, como climatización e iluminación, se dice adiós a materiales de construcción convencionales. Nada de hormigón, ladrillos o cemento, sustituidos por ligeros bloques movibles, rodeados de naturaleza.

Las cabañas recicladas de Twitter

Imbuidos del espíritu creativo que caracteriza a las empresas tecnológicas de Silicon Valley, Twitter instaló en 2014 un par de viejas cabañas de madera en zonas comunes de su sede central de San Francisco.

La compañía del pajarito ocupa dos edificios completos en Market Square, y estos no parecen ser muy inspiradores para sus empleados. Hasta que llegaron ellas, tan inspiradoras, unas cabañas de madera del siglo XIX que ha sido toda una apuesta por lo natural para salir de la rutina.

Se colocaron en el comedor donde almuerzan sus empleados y la instalación es estas casitas procedentes de ranchos de Montana ha significado su rehabilitación y reutilización, al tiempo que ayudan a llamar a las musas entre bocado y bocado.

Los gigantes de Silicon Valley apuestan por las oficinas verdes
Introducir dos cabañas centenarias en el interior de un edificio para dar un toque de “verdad” a las frías oficinas de la famosa empresa de microbloggin demuestra bien a las claras la necesaria conexión que existe entre la naturaleza y el ser humano. Tanto de sus trabajadores como de los usuarios.

Al igual que ocurre con las demás compañías, la tecnología punta es solo una herramienta para llegar a las personas: hablar su mismo lenguaje, conectar con ellas, responder a sus necesidades para, en definitiva, tener éxito en los negocios. De nuevo, queda patente que sin naturaleza no hay vida.