Los grupos ecologistas españoles en contra de la política nuclear del Gobierno
Los cinco grandes grupos ecologistas de España (Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF) han expresado su total rechazo a la última decisión que ha tomado el Gobierno español sobre energía nuclear. Se refieren, en concreto, a permitir el alargamiento de la vida de las centrales nucleares más allá de los cuarenta años (que es el plazo para el que fueron originalmente diseñadas), una norma que se enmarca dentro de la Ley de Economía Sostenible .

Estas cinco grandes organizaciones ecologistas rechazan frontalmente esta decisión acerca de las instalaciones nucleares propuesto por los grupos políticos de CiU y PNV, y apoyada tanto por el partido del Gobierno, PSOE, como el de la oposición, PP. Para estas organizaciones resulta lamentable que el PSOE se haya plegado a las presiones e intereses del grupo de presión nuclear. En este sentido, advierten de que el incumplimiento de la promesa electoral reflejada en el programa de este partido político debería tener una consecuencia en la intención de voto en las próximas citas electorales.

Subrayan también los ecologistas españoles que la prioridad de la industria nuclear es la de mantener sus tremendos beneficios, que se calculan en más de un millón de euros al día por cada central nuclear de 1.000 MW., en detrimento de criterios más importantes como puede ser el de la seguridad de los habitantes que viven cerca de las instalaciones.

El movimiento ecologista quiere señalar, además, cuales serán los problemas y riesgos de este alargamiento de la vida útil de las centrales nucleares, haciendo hincapié en la obsolescencia de las propias centrales, algo que se convierte en un riesgo insalvable, además de la acumulación permanente de residuos nucleares de alta actividad, lo que multiplica los riesgos de contaminación y acumula los problemas desde una perspectiva de futuro.

Por todo ello, las cinco organizaciones ecologistas consideran esencial la derogación inmediata de este punto de la Ley de Economía Sostenible y exigen al gobierno que se elabore un calendario de cierre de las centrales nucleares, además de la puesta en marcha de un plan estratégico para la creación de una nueva cultura de la energía, que abunde en la generación de energía limpia y en el ahorro energético.

Según el ministro de Industria, Miguel Sebastián, será el Gobierno de 2021 el que tome la decisión. Una decisión política valiente y responsable, sí, señor. Las grandes empresas eléctricas del país ya han celebrado la decisión del Gobierno.