Los Huertos Urbanos Ecológicos de Sevilla pertenecen a los ciudadanos
La Plataforma de Huertos Urbanos Ecológicos de Sevilla denuncia la situación insostenible que están viviendo los distintos proyectos que la componen. La Plataforma está integrada por los Huertos de Bellavista, San Jerónimo, Tamarguillo, Huerta del Rey Moro y Palmete, así como, la de los Huertos de Torreblanca y Miraflores, que, aún no perteneciendo a la Plataforma, se encuentran en una situación parecida.

Según esta asociación, el Ayuntamiento de Sevilla incumple sistemáticamente los acuerdos adquiridos, además de obstaculizar el proyecto mediante la Delegación de Participación Ciudadana. El resultado: una situación de colapso que amenaza con hacer desaparecer los pocos ejemplos de participación social que aún quedan en Sevilla. Hasta ahora había sido un modelo de organización vecinal, avalado por un incuestionable éxito social.

La amenaza es, como en muchas otras ciudades españolas (y europeas), un proceso de privatización, que pretende eliminar uno de los mejores ejemplos de organización vecinal, unos colectivos que han defendido los espacios verdes en la ciudad, han mostrado siempre una actitud crítica ante los Gobiernos municipales y han conseguido para la ciudadanía los Parques de Miraflores, San Jerónimo, Tamarguillo y Huerta del Rey Moro, espacios que son pulmones verdes para dichas zonas.

Además, el Ayuntamiento pretende apropiarse de los Proyectos de Huertos para colocar a empresas y entidades afines que nada tienen que ver con los mismos. La intención es utilizar los huertos con fines electoralistas y partidistas, haciendo en el futuro, entrega de las parcelas de forma arbitraria. Los Huertos pertenecen a los ciudadanos, no al Ayuntamiento. No se deben vender.

En definitiva, los Huertos Vecinales y Escolares de Sevilla dinamizan actualmente a unos cinco mil escolares y más de mil familias, así como a decenas de asociaciones con las que se colabora, de discapacitados, juveniles, etc. Se realizan cursos y talleres medioambientales para la población en general. La mayoría de estos espacios hortícolas están situados en suelos conquistados por los vecinos a la especulación urbanística y ganados para la causa medioambiental. Muchos de estos espacios, antes escombreras, se conviertan ahora en hermosos parques para el disfrute general.