Los lemures, en peligro de extinciónEl 94 por ciento de las especies de lémures están a punto de desaparecer, según consta en la última edición de la Lista Roja de especies en peligro de extinción, cuya actualización ha sido publicada esta semana por la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (UICN).

Entre ellos se encuentra el lémur ratón de Berthe (Microcebus berthae), considerado el primate más pequeño del mundo. Mide unos 10 centímetros y pesa alrededor de 30 gramos, sin duda todo un reclamo mediático para intentar salvar tanto a ésta como al resto de especies de este grupo de vertebrados, víctimas principalmente de la caza y de la destrucción del hábitat en los bosques tropicales de Madagascar.

Deforestación y caza

La población autóctona está sumida en la pobreza y, de hecho, los lémures forman parte de su alimentación, a lo que también hay que sumar una indiscriminada tala de árboles.

Los lemures, en peligro de extinciónSólo sumando fuerzas podría romperse este círculo vicioso que amenaza a los lémures. Expertos de la UICN opinan que “todavía hay esperanza” si investigadores, población local y políticos trabajan juntos.

El reto es importante: de las 101 especies de fémur actuales, 22 están en peligro crítico, 48 en la categoria “en peligro” y 20 están clasificadas como “vulnerables”.

En esta última actualización de la Lista Roja de la IUCN, que cumple 50 años de vida en 2014, también ha sorprendido la inclusión de casi el 80 por ciento de las especies de orquídeas bailarinas, populares plantas ornamentales en peligro de extinción por la recolección en su medio natural y la destrucción de su hábitat. Entre otras, la Myrmecophila thomsoniana, flor simbólica de las Islas Caimán se encuentra “en vías de extinción”.

La anguila japonesa también está “en vías de extinción”, mientras el helecho Diplazium laffanianum se ha dato por extinguido en su medio natural, las Islas Bermudas, donde fue visto por última vez en 1905. Por último, el Acanthobrama telavivensis, un besugo que nada en aguas de Israel, ha respondido positivamente a un exitoso programa de conservación.