Los leones, camino de la extinción
El león es quizá el animal más mítico de la sabana africana. Quizá sea por las imágenes de películas que han quedado en el inconsciente colectivo, quizá por su poderoso rugido que sobrecoge a cualquiera que lo oiga en las noches africanas. El león es África, es vida salvaje, indomable. Es un animal único. No en vano es conocido como el Rey de la Selva.

Pero, por desgracia, este monarca del reino animal no está exento de sufrir el ataque del peor animal de todos, el ser humano. Así es, el león se encuentra en una situación peligrosa. Los más pesimistas dicen que al límite de la extinción. Otros, consideran imposible que algo así ocurra. Dereck Joubert, que ha trabajado durante años como fotógrafo para la National Geographic Society y es una de las personas del mundo que mejor conoce a estos felinos, ha señalado que en diez o quince años, los leones pueden desaparecer.

La principal y casi única amenaza para el rey de la selva es el ser humano. En su opinión del fotógrafo de naturaleza, 50 millones de dólares serían suficientes para salvar al león. En la actualidad, quedan unos 20.000 ejemplares. pueden parecer muchos. Pero, en las últimas dos décadas, se ha reducido su población en un 50%. Y, hace medio siglo, había casi medio millón.

La caza del león es legal si se tiene una licencia. Se cazan unos seiscientos al año, sólo para colgar su cabeza disecada en alguna pared. Pero, a éstos hay que sumar los que matan de manera furtiva.

Dereck y su mujer, Beverly Joubert, son sudafricanos y llevan casi treinta años cerca de los leones, fotografiándoles, filmándoles e investigando su comportamiento. Después de tanto tiempo, los conocen bastante bien.

En la Biblioteca Nacional de Francia, se proyecta una película documental de los Joubert titulada Los últimos leones. El título lo deja claro. La película cuenta la vida de una hembra, bautizada como Ma di Tau (madre de leones), que lucha por su supervivencia. Es una película que muestra imágenes inéditas, como leones cazando en el agua. Está narrada por el famoso actor Jeremy Irons. Una película que explica por qué no podemos permitir que esta especie se extinga.