Los lugares más irreemplazables del planeta según los científicos
Hablamos a menudo de las especies amenazadas, en peligro de extinción o ya desaparecidas. Algunos de estos animales, si se ven en una imagen, provocan una respuesta emocional en los amantes de la naturaleza que quieren contribuir a su conservación. Pero para que estas especies sobrevivan es esencial conservar su hábitat. Dicho de otra forma, conservando el lugar donde viven, se conservarán las especies.

Un estudio publicado en la revista Science ha analizado datos de la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y de la Base de Datos Mundial de Áreas Protegidas con el objetivo de detectar las zonas protegidas más irreemplazables del planeta.

Para determinar estas zonas insustituibles, los científicos han examinado datos de 173.000 lugares protegidos y 21.500 especies. Uno de los factores clave de la importancia del sitio es el potencial para la conservación o el potencial de pérdida de especies si no se toman medidas para conservar la zona. Son bosques, cordilleras, humedales o lugares donde viven especies que no existen en ningún otro lugar.

Finalmente, se detectaron un total de 137 áreas en 34 países diferentes como los más importantes para la conservación de las especies. Muchos ya están designados en la Convención del Patrimonio Mundial de la Unesco, pero más de la mitad no. El sitio más insustituible es el Parque Nacional Natural Sierra Nevada de Santa Marta, en Colombia, donde habitan varias especies endémicas y en peligro de extinción.

Se debe conservar toda la zona, no sólo algunas especies míticas

Los lugares más irreemplazables del planeta según los científicos
Los científicos que han elaborado el estudio recuerdan que estos lugares, que suponen el 13% de la tierra del planeta (sin contar los océanos), tienen que ser protegidos. No siempre ocurre.

Por otra parte, algunos planes locales de protección sólo se enfocan en las especies carismáticas, lo que puede dañar al ecosistema en su conjunto. Se debe gestionar con mayor eficacia estas zonas de modo que todas las especies amenazadas (aunque sean pequeñas o poco atractivas) sobrevivan.

Hay zonas que ni siquiera están protegidas por la legislación. El estudio recomienda que se nombren Patrimonio de la Humanidad. Algunas de las zonas detectadas son las siguientes: el Parque Nacional de Iguazú en Argentina, el Parque Nacional de Madidi en Bolivia, el Parque Nacional de Alto do Ribeira y el Pico Paraná en Brasil, el Parque Nacional Volcán Isluga en Chile, la Reserva de la Biosfera Sierra del Rosario en Cuba, las Islas Galápagos en Ecuador, el Parque Nacional Archipiélago de San Lorenzo en México o el Parque Nacional de Somiedo en España.

La lista completa se puede consultar aquí.