Los medicamentos contaminan las aguas residuales
Los últimos informes demuestran que los contaminantes que más problemas causan en las aguas residuales españolas son fundamentalmente los medicamentos que consumimos y que obviamente terminan en la red de alcantarillado y saneamiento. Posteriormente, encontramos como contaminantes bolsas y potes de aseo provenientes de los maquillajes y cremas de bronceado.

Los contaminantes más problemáticos en las aguas residuales son los llamados emergentes, que incluyen compuestos químicos orgánicos variados como los fármacos, productos de higiene personal (detergentes, desodorantes), filtros ultravioleta utilizados en cremas solares o fragancias sintéticas utilizadas en productos de limpieza.

Luego también se encontraron contaminantes de origen más industrial: metales pesados, pesticidas o hidrocarburos poliaromáticos, entre otros.
Lógicamente no se puede pedir a la población que no consuma medicamentos, pero lo que sí pueden hacer es evitar que tanto los envases como los restos de fármacos que éstos puedan contener se mezclen con otros residuos domésticos y acaben en la basura o en el desagüe, contaminando nuestros ríos.