Los mil y un usos ecológicos del vinagre
El vinagre es un pequeño gran tesoro para tantos usos ecológicos que realmente resulta complicado tener una lista cerrada. Por larga que esta fuera, siempre habría nuevas aplicaciones que añadir.

Tarde o temprano surgirían nuevas necesidades y, con ellas, otras tantas soluciones aportadas por este producto natural casi milagroso, que además es una interesante alternativa ecológica por su doble calidad de accesible y asequible.

Incluso centrándonos en su utilización en el hogar, ya sea para la higiene doméstica, la cocina, la jardinería, el cuidado personal o la cosmética, puede afirmarse sin dudarlo que las posibilidades son casi infinitas. En este post vamos a hacer un repaso de algunos de sus principales usos caseros. A partir de ellos, apostamos a que la inspiración no tardará en llegar y conseguirás darle usos que ahora quizá ni imaginas.

¿Por qué el vinagre?

Además de ser un producto que no poluciona, tampoco es peligroso para la salud y podemos usarlo para tantas cosas que realmente puede considerarse un producto multifunción.

El secreto de su eficacia no es otro que una molécula conocida como ácido acético, obtenido mediante la fermentación del alcohol, que acaba convirtiéndose en vinagre gracias a la intervención de unos microorganismos conocidos como acetobacterias.

¿Qué es el vinagre?

Como su propio nombre indica, son unas bacterias que convierten el alcohol en ácido acético como parte de su proceso biológico. De este modo, se consigue una reacción que conocemos como fermentación para, finalmente, diluir el resultado en agua y comercializarla como vinagre.

Los mil y un usos ecológicos del vinagre
En el caso del vinagre de manzana, se saca a partir de la fermentación de la sidra, mientras el vinagre de vino precisa de éste para su obtención. Por lo tanto, cuanto más orgánica sea la materia prima, más ecológico será el producto. En todos los casos, es biodegradable, pero también es cierto que los vinagres procedentes de la agricultura ecológica lo serán en mayor medida.

Vinagre para la limpieza

Tener siempre a mano una botella con vinagre diluido en agua es una manera fácil y económica de contar con un limpiador multiusos. Vaya por delante que el vinagre es corrosivo, con lo que la fuerza de la mezcla puede ser decisiva para no provocar problemas sobre las distintas superficies. En todo caso, si dudamos apliquemos una pequeña cantidad en un lugar discreto y observemos el efecto.

Mil usos del vinagre 5
Igualmente, si deseamos suavizar su fuerte olor, dejémoslo macerar con cortezas de cítricos o, como solución más práctica, apliquémoslo en un lugar ventilado si queremos deshacernos de su característico olor rápidamente. Puesto que se trata de una sustancia que se evapora, al cabo de unos minutos dejará de oler, sin más complicaciones.

También es muy eficaz mezclar el vinagre diluido con otros productos bio, como el bicarbonato de sodio o, si lo queremos jabonoso, con ralladura de una pastilla de jabón tipo lagarto u otros también biodegradables. Si queremos añadir aceites esenciales, el de limón podría ser interesante, y bastará con unas pocas gotitas.

A la hora de aplicarlo agitaremos previamente. No será muy útil para desinfectar, desengrasar y, en general, para lograr una higiene doméstica segura para nuestra salud y el medio ambiente. Su poder de higienización no tiene nada que envidiar a las fórmulas que se comercializan, por lo que por ese lado también podemos estar tranquilos.

Los mil y un usos ecológicos del vinagre
Apliquiquémoslo de forma aislada o junto con el lavavajillas, o incluso añadiéndolo a la colada para reducir el efecto calcáreo y mejorar el efecto del suavizante, pongamos por caso. O, puestos a reciclar, hagámonos con un cepillo de dientes usado y, tras hervirlo en agua durante un cuarto de hora lo tendremos listo para ser el aliado perfecto del vinagre, y acabar con la suciedad y cal allí donde se presente.

Más trucos: añadamos dos tercios de vinagre y un tercio de agua en un bol y llevemos a ebullición durante dos minutos en el microondas para desinfectarlo. O hagamos lo propio en el horno usando un recipiente apto para alcanzar altas temperaturas. Y, como método más socorrido, tomemos una esponja empapada en vinagre y agua (también ayudarán el bicarbonato y el zumo de limón) para higienizar el interior de la nevera, microondas o cualquier otro habitáculo o superficie que lo necesite. Por descontado, siempre desenchufando antes de realizar la limpieza.

Los mil y un usos ecológicos del vinagre

Usos en el jardín

Si queremos eliminar malas hierbas el vinagre puede ayudarnos a conseguirlo sin necesidad de usar herbicidas químicos. O, por ejemplo, nos será muy útil para acabar con los insectos de tipo tipo. Para ello, pulvericemos la planta con una mezcla de vinagre, agua y tres cucharadas de posos de café, aplicando una vez a la semana.

Cosmética con vinagre

Las propiedades antifúngicas y desinfectantes del vinagre también podemos aprovecharlas para el cuidado de la piel. Correctamente diluido, no es agresivo, y puede ayudar a curar afecciones cutáneas como eccemas o la psoriasis.

Los mil y un usos ecológicos del vinagre
Resulta muy recomendado para las pieles mixtas o grasas, pues también ayuda a cerrar los poros y diluido con agua de manantial puede convertirse en un cosmético muy interesante para mejorar el aspecto de las pieles grasas o irritadas. El pelo, por su parte, puede adquirir mucho brillo si lo aplicamos en el último enjuague, y su poder equilibrador también ayuda a mantener en buen estado el cuero cabelludo.

Alimentación saludable

Por último, el vinagre es rico en flavonoides (antioxidantes muy beneficiosos para la salud), vitaminas y minerales. Si hablamos del vinagre de manzana, tendrá propiedades similares a las que encontramos en esta fruta o, si se trata de vinagre de vino, las propias de la uva.

Al fin y al cabo, se producen a partir de ellas, si bien el proceso las altera. Respondiendo a una pregunta que probablemente te hagas, su acidez no acidifica el organismo. Muy al contrario, son alimentos alcalinizantes. Junto con sus cualidades antioxidantes, controla los radicales libres, desintoxica y mejora la digestión, entre otros beneficios.