Los pescadores del Mediterráneo se unen para defender su modo de vida
A nadie puede sorprender que pescadores y ecologistas unan sus fuerzas para proyectos de conservación del medio ambiente. Lo raro es, más bien, que no lo hayan hecho antes o que no lo hagan más a menudo. Pescadores artesanales de Francia, Italia, Grecia y España, con el apoyo de la organización WWF, han puesto en marcha en Arenys de Mar (Barcelona) una plataforma mediterránea cuyo objetivo es lograr una pesca sostenible y respetuosa con los ecosistemas de la región. Además, quieren lograr una mayor participación de los pescadores en la nueva Política Pesquera Común (PPC) de la Unión Europea.

En esta primera reunión de la plataforma, los participantes sentaron las bases para el trabajo en común, que se basará en tres aspectos: la gestión conjunta de los recursos pesqueros de forma respetuosa con el medio marino, la búsqueda de la sostenibilidad y el impulso de estrategias que refuercen la viabilidad socioeconómica.

Raúl García, responsable de Pesquerías de WWF España, ha señalado que, pese a tratarse de más del 70% del empleo en el sector pesquero del Mediterráneo, los pescadores artesanales sufren una marginación histórica y sus opiniones no llegan donde se toman las decisiones. Para WWF es una buena noticia que se hayan unido para luchar por la sostenibilidad y, en definitiva, por la continuidad de su forma de vida.

Según una evaluación realizada en 2010 por el Comité Científico-Técnico y Económico de la Unión Europea, 32 de las 36 poblaciones de especies de interés comercial del Mediterráneo están siendo sobreexplotadas. Según WWF, las causas son la falta de cumplimiento del Reglamento de Pesca del Mediterráneo por parte de todos los Estados miembro, la falta de control de muchas pesquerías industriales y una gestión deficiente y el mal uso de los subsidios en la modernización de motores de gran potencia.

Los pescadores que apoyan esta iniciativa son conscientes de que la situación actual amenaza su subsistencia. En el encuentro, han hablado de la necesidad de una revolución en la pesca, en las formas y en el fondo, y de que la mejor defensa del pescador es la defensa del recurso del que viven, es decir, el buen estado de conservación del ecosistema marino.

El sector pesquero artesanal en el Mediterráneo supone 66.000 empleos directos en la región y es responsable de cerca del 30% de las capturas. Sus métodos de pesca se caracterizan por utilizar artes y prácticas de bajo impacto ambiental, obteniendo un producto de gran calidad que alcanza un alto precio en los mercados locales.