Los planes nucleares de Rusia en el Ártico
Parece ser que Rusia no quiere hacer nada para frenar el cambio climático y apostar por las energías renovables. Esta afirmación se desprende de la noticia que The Guardian ha publicado entre sus páginas. Según se puede leer, están planeando construir una flota de centrales nucleares flotantes y sumergibles en el Ártico. El objetivo no es otro que el de explotar las reservas de gas y petróleo que allí se encuentran.

Lógicamente, la noticia ya ha trascendido entre los grupos ecologistas de la zona. En concreto, Bellona, un grupo medioambiental situado en Escandinavia, ya ha dejado claro que se opondrán a que la construcción de las centrales tire hacia delante. Según esta organización, una central nuclear flotante tiene mucho más peligro que una convencional por el elevado riesgo de que se produzca un accidente. Las potenciales emisiones de radioctividad serían fatales para el ecosistema del Ártico, tan debilitado últimamente por culpa del calentamiento global.

El historial de Rusia no le facilitará la labor al Gobierno de Putin. Desgraciadamente, las aguas del norte ya han sido contaminadas por este país por culpa de deshechos nucleares sólidos y líquidos que se han ido arrojando en los últimos años. La isla de Novaya Zemlya es un buen ejemplo de desastre medioambiental provocado por la contaminación rusa.

En el siguiente vídeo se puede ver como un grupo político ecologista muy importante, el famoso European Free Alliance, muestran su desaprobación de cara a este proyecto de extracción de petróleo y gas en el Ártico.