Los productos ecológicos están de moda en España
El mercado español de productos ecológicos, según un análisis comparativo del consumidor de alimentación ecológica elaborado por la consultora multinacional Everis, crecerá en torno a un 12% anual hasta 2020. Pasará de los 905 millones de euros de facturación que se registraron en 2008 hasta los 12.182 millones de euros en 2020. El informe analiza el potencial del país en cuanto a la producción y distribución de productos ecológicos a partir del análisis de la situación del mercado y el comportamiento actual y futuro de los consumidores españoles.

Según el informe, por tanto, el mercado de productos ecológicos en España tiene un enorme potencial y en los próximos años va a aumentar exponencialmente el número de personas que compren este tipo de productos más sanos y respetuosos con el medio ambiente. Ya en los últimos diez años ha crecido a un ritmo del 25%, superando la media de crecimiento de la Unión Europea, que ha sido de un 12%. Incluso ha superado a países con gran tradición de la cultura ecológica, como Dinamarca o Alemania.

La sociedad, en general, quiere consumir más productos ecológicos. Así lo afirma el 65% de la población. Sin embargo, el precio elevado, el desconocimiento y la dificultad de encontrar productos ecológicos fuera de las tiendas especializadas son los principales obstáculos para el consumo de este tipo de productos.

El estudio analiza la viabilidad de reducir los diferenciales de precio entre el producto ecológico y el convencional, aprovechando las economías de escala y sin perder margen. Economía básica: cuánta más gente consuma ecológico, más bajarán los precios.

En España, esta diferencia, de media, es del 74%. En cambio, en países como Francia o el Reino Unido el margen se reduce a poco más de la mitad. El análisis de Everis calcula que, en caso de reducirse el precio a un diferencial del 40%, el mercado español de productos ecológicos podría triplicarse y superar los 3.000 millones de euros.

Por tanto, la principal conclusión del estudio es que las compañías podrán abaratar los productos sin perder margen de beneficios, ya que este margen, en la actualidad, en los productos ecológicos es siete veces mayor que el de los convencionales.