Los ratones se adaptan mejor al cambio climático
La población de ratas y ratones está mutando rápidamente para adaptarse al cambio climático. Estos animales han cambiado notablemente durante el último siglo por el aumento de la población humana y las alteraciones meteorológicas. En concreto, han modificado unas 15 características anatómicas pada adaptarse al aumento de las temperaturas y a la alta densidad demográfica. A simple vista, podemos ver como ha aumentado el tamaño de la cabeza y la forma de su cuerpo.

En definitiva, todas las especies de roedores están mejor preparadas de lo que se pensaba para adaptarse a los cambios ambientales provocados por el hombre. Esto supone una buena noticia, ya que facilita la conservación de la biodiversidad.

Los mamíferos que pueden adaptarse con mayor rapidez tienen más posibilidades de sobrevivir.