Los tiburones ven en blanco y negro
Según un grupo de investigadores de las universidades de Western Australia y de Queensland, ambas de aquel país, los tiburones no distinguen los colores. Llegaron a tal conclusión después de analizar a diecisiete especies diferentes de estos animales y descubrir que, en siete de estas especies, sus ojos sólo tenían una célula sensible al color, y en las otras diez, ni siquiera encontraron estas células, que, en el argot científico, son conocidas como célula cono por su forma. El ojo humano, en comparación, tiene tres tipos diferentes de células para distinguir los colores verde, azul y rojo. El estudio ha sido publicado en la revista Naturwissenschaften.

Puede parecer, a simple vista, que un estudio de estas características no tiene ninguna utilidad práctica. Hasta el momento, nunca se ha visto a un tiburón ver la televisión. Sin embargo, los científicos ya están pensando en ayudar a pescadores y bañistas.

Si se confirma que, efectivamente, los tiburones no distinguen los colores, significa que ven los objetos más por el contraste con el fondo que por los propios colores del objeto. Por tanto, se pueden diseñar diferentes objetos que sean difíciles de distinguir por parte de los tiburones.

Por ejemplo, muchos tiburones quedan atrapados en redes de pesca colocadas para atrapar a otros peces. Algunos pueden devolverse al océano prácticamente sin daño alguno, pero otros mueren inútilmente. Pero, si se confirma que la vista de los tiburones funciona de este modo, se pueden diseñar redes que no sean visualmente atractivas para estos animales y se reducirían notablemente las capturas accidentales de tiburones.

Otro colectivo que puede verse beneficiado por el reciente descubrimiento es el de los bañistas. Especialmente, los surferos. Si se diseñan bañadores que pasen desapercibidos para los tiburones, tal vez se reduzcan sus ataques a humanos. Lo que no se sabe es cómo probarán la efectividad de dicha ropa. Las costas australianas, país de donde proviene el estudio, es una de las mecas de los aficionados a este deporte. Tal vez, en unos años, ya no se vean los típicos bañadores de color fosforito y motivos llamativos.