Los tigres de Nepal prefieren salir de noche para evitar a los humanos
Los tigres nepalíes se han convertido en criaturas de la noche. Muy a su pesar, es de suponer, pues el motivo que se barrunta sería el intento de esquivar la siempre incómoda y a menudo letal presencia humana.

Los 121 tigres que viven en el Parque Nacional de Chitwan lo tienen claro: prefieren la oscuridad simplemente porque las personas solemos dormir por las noches. Sólo así pueden transitar cualquier lugar con mucha más tranquilidad, sin sufrir el insufrible acoso humano.

Al menos, tal ha sido la conclusión una nueva investigación realizada en esta reserva natural, después de que causara extrañeza su cambio de costumbres. Antes no había horarios tan marcados para sus salidas, se movían cuando y donde querían, pero eso cambió. Sorprendentemente, lo hizo, pero todavía impacta más que lo hayan hecho para no cruzarse con los humanos. Sin duda, se trata de una adaptación para poder sobrevivir que, además, permite su protección y el uso del mismo territorio por los humanos con el fin de obtener recursos vitales.

Curiosamente, con un fuerte significado simbólico, las cámaras nocturnas del parque han revelado que tigres y personas andan los mismos caminos pero en momentos distintos. Así, en lugar de deambular en plan anárquico, los tigres de este área parecen haber hecho una reunión en el bosque para discutir cómo mejorar su estrategia vital, de acuerdo con el estudio realizado por la Universidad Estatal de Michigan y publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences.

Quizás ésta sea la única solución que queda para que la especie escape de la extinción o, lo que es lo mismo, de nosotros. Triste noticia, pero no del todo, pues si por un lado da cuenta de nuestra insoportable presencia, por otro podría ser una luz de esperanza para la salvación de los últimos 3.000 o menos tigres que quedan en todo el mundo, cuya población se ha reducido en un 97 por ciento desde el inicio del siglo pasado. Aunque, por desgracia, los cazadores nunca están dormidos…