Los veganos disfrutan más del sexoSer vegano no da súper poderes sexuales, pero casi. Al menos, es lo que afirma un estudio estadounidense que trabajó con primates para concluir que los monos dedicaban más tiempo al sexo cuando comían mayor cantidad de hojas de Millettia dura, un árbol tropical que proporciona niveles de estrógeno similares a la soja.

¿Pero, y en humanos? Al margen del sex appeal que en primates humanos añade el sólo hecho de llevar una alimentación libre de sufrimiento animal, la investigación únicamente se centra en el consumo de soja y de otros alimentos de origen vegetal como fórmula para aumentar la actividad sexual.

Así, se ha estudiado en primates salvajes, y el ser humano es lo primero, por lo que algo le toca, si bien habrían de hacerse estudios específicos que reafirmen la relación hallada entre los fitoestrógenos (hormonas sexuales que se encuentran en las plantas) y el apetito carnal, en sentido sexual, claro está.

Veganos más viriles

Pero este no es el único estudio que anima a hacerse vegano para hacer saltar chispas en el dormitorio. Recordemos las recurrentes campañas de PETA que animan a dejar la carne para mantenerse firme y fresco (slogan de su campaña Stay firm and fresh), en las que afirma que comer vegetales potencian la virilidad masculina.

Los veganos disfrutan más del sexo
En contra de la creencia (confirmada en encuestas) de que comer carne hace al hombre más viril y también se les atribuye una superior potencia sexual, los activistas de PETA se apoyan en un estudio de Bellarmine University en Louisville, Kentucky, para afirmar que el colesterol conlleva la ingesta de carne, huevos y productos lácteos reduce el flujo sanguíneo en todo el cuerpo, incluyendo los órganos sexuales. Es así que, según la organización, un cuerpo más sano permite una actividad sexual sin fin, es decir: frecuente, de mayor duración y también más satisfactoria.

Por lo tanto, sea por una razón u otra, eso de cocinar carne sin carne (tofú o hamburguesas vegetarianas, por ejemplo), de atiborrarse a vegetales o de beber leche sin leche (de soja y no de vaca) no impiden darse un festín, y por lo que parece no sólo en la mesa.