Los zoológicos españoles en malas condiciones
Los parques zoológicos ofrecen a muchos niños (y mayores) la oportunidad de ver animales salvajes en las grandes ciudades. Es importante aprender desde pequeños la importancia de la biodiversidad. Sin embargo, los animales no se encuentran en su hábitat natural y no siempre son adecuadamente atendidos.

Según un estudio de la Fundación Born Free, que se inició hace cuatro años en España, y en el que han colaborado la red ENDCAP, que une a 32 ONG, la mayor parte de los parques zoológicos de España no cumplen los requisitos mínimos para proporcionar bienestar a los animales. La Fundación Born Free ha analizado hasta ahora parques zoológicos en Valencia, Canarias, Baleares, Asturias, Aragón, Castilla y León, Galicia y Cantabria. Acabará el estudio analizando este año la situación de los zoos de Madrid y Cataluña.

En la mayoría de zoos españoles trabaja personal sin experiencia, existe una deficiente calidad en las inspecciones y no se ofrecen una serie de directrices que sirvan para ayudar a realizar una buena gestión de los zoológicos y para que las autoridades apoyen leyes que mejoren las condiciones del bienestar animal. Los resultados preliminares de este estudio se han presentado en el Parlamento Europeo.

Después de la presentación de este estudio, iniciado hace cuatro años, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea condenó el pasado 9 de diciembre a España por considerar que ocho de sus comunidades autónomas (Aragón, Asturias, Baleares, Canarias, Cantabria, Castilla y León, Extremadura y Galicia) incumplían las normas comunitarias en materia de cuidado y mantenimiento de animales salvajes en parques zoológicos.

Born Free señala que no son problemas puntuales en España, sino que son generalizados en los veinte países europeos analizados. El estudio señala condiciones muy pobres incluso para los animales sometidos a programas de reproducción en cautividad. Con todo, la denuncia no es la solución, ya que los Estados miembro no tienen la capacidad ni el conocimiento para comprender y aplicar la directiva comunitaria. La mayoría de los veterinarios europeos desconocen cómo ayudar al bienestar animal, denuncia la asociación.

Se trata de realizar inspecciones regulares en los parques zoológicos, así como impulsar la conservación de la biodiversidad y garantizar un entorno en el que el animal pueda desarrollar su comportamiento natural. Además, hay que educar al público sobre el concepto de bienestar animal.