Lucha de Coca-cola y Pepsi por la botella 100% ecológica
Coca-cola y Pepsi siempre han luchado por superar al otro, a su gran rival. Primero, por ser el refresco más vendido del mundo, después por sacar una versión baja en calorías, después una baja en cafeína, por emitir los anuncios más originales, etc. Y ahora le ha llegado la hora a la ecología, pues las dos marcas se encuentran en una carrera por ver cuál comercializa antes envases que no contengan plástico procedente de petróleo. Esta competición sí que nos gusta.

Ambas compañías investigan cómo elaborar un plástico con material que provenga de plantas, es decir, natural y biodegradable. Luego, llegará el momento de ofrecerlo al consumidor y convencerle de que ése es el mejor envase. Pero todavía falta tiempo para ese día: ninguna de las dos grandes multinacionales de refrescos tiene la suficiente confianza en la tecnología verde para comercializar los nuevos envases.

Coca-Cola está trabajando con tres compañías de biotecnología, Virent, Gevo y Avantium, para diseñar un envase de plástico procedente de plantas, también llamado bioplástico.

Por su arte, también Pepsi tiene como objetivo ser la primera en obtener la etiqueta que le reconozca como cien por cien verde en sus envases. Han anunciado que en 2012 llevarán a cabo una prueba para producir 200.000 botellas usando una planta como materia prima. Con todo, los ejecutivos de la compañía no se atrevieron a predecir el momento exacto del comienzo de una producción a gran escala, ya que, a parte de las pruebas de calidad, de seguridad y de resistencia del envase, es necesario que sea rentable económicamente. En fin, se lucha por ser la compañía más ecológica, pero tampoco se trata de perder dinero.

En la histórica lucha, Coca-cola asestó el primer golpe en 2009, cuando comenzó a vender agua Dasani en Estados Unidos en botellas fabricadas con un 30% de bioplástico. A este respecto, la compañía ha asegurado que, para 2020, todas sus botellas se compondrían en ese porcentaje del 30% de plástico procedente de plantas.

Sin embargo, para un envase 100% sin plástico procedente de petróleo tendremos que esperar algún tiempo.