Macroproyecto hotelero en una de las más bellas playas de Europa
La playa conocida como Es Trenc es una de las más célebres de la isla de Mallorca. Se trata de un arenal de más de cuatro kilómetros de la costa sur de la isla. Un paraje único al que acuden muchos bañistas que quieren disfrutar de una naturaleza prácticamente virgen. Pero, el Gobierno de Baleares, sin respetar el valor ecológico del lugar quiere promover un gran complejo turístico.

Para facilitar el proceso, no ha dudado en declarar el lugar como de “interés autonómico”. Interés para que, tanto los constructores como los propios políticos que lo permiten, se llenen los bolsillos a costa del patrimonio de todos. El proyecto consta de un complejo hotelero gigante de 1.200 plazas más un campo de golf y zonas polideportivas.

El hotel ocuparía una parcela de 20 hectáreas y sus clientes se encontrarán a 150 metros de una las playas más espectaculares de Europa. Sin embargo, el territorio llamado Es Trenc fue protegido, gracias a la presión ciudadana, por las leyes autonómicas baleares y la Ley de Costas de España.

El senador de la Entesa pel Progrés de Catalunya, Joan Saura, ha presentado en la Cámara una pregunta al Gobierno sobre la decisión del Gobierno de las Islas Baleares, un aval que, según Saura, reduce a la mitad el tiempo de trámite y aprobación de licencias y también permite levantar las barreras de protección sobre terrenos y complejos residenciales bloqueados. En otras palabras, vía libre (una vez más) a la especulación urbanística y la sobreexplotación de la costa.

El Gobierno regional está adecuando un marco legal urbanístico de medidas urgentes para alzar las barreras proteccionistas sobre terrenos y complejos residenciales bloqueados en el archipiélago. Desde mayo de 2011, el Gobierno del PP ha derogado vetos proteccionistas que se dictaron en anteriores legislaturas.

El proyecto que se pretende llevar a cabo en una franja arenosa discontinua sin urbanizar requiere la inversión de 120 millones de euros.