Madrid apuesta por las “electrolineras”
El Ayuntamiento de Madrid ha llegado a un acuerdo con las empresas Endesa, ACS-Cobre, Iberdrola y Gas Natural-Unión Fenosa, para distribuir 500 gasolineras con puntos de carga para coches eléctricos, que comienzan a conocerse popularmente como “electrolineras”. Al menos, así lo han prometido en la presentación de dos nuevos puntos de recarga eléctrica para este tipo de vehículos ecológicos en Madrid. Las electrolineras contarán con una certificación de un sistema estándar que permitirá que cualquier vehículo movido por electricidad pueda realizar la recarga en uno de esos quinientos puntos. Además, se han comprometido a que estarán disponibles a finales de este año 2010. Se están definiendo, por tanto, los requerimientos técnicos de las nuevas estaciones de servicio eléctricas para que todos los coches puedan recargar la batería en ellas.

La estandarización de las electrolineras es importante ya que, de este modo, se garantiza una conexión segura a la red eléctrica y se contabiliza la energía consumida y el tiempo de conexión necesario para la recuperación de la autonomía del vehículo. La idea es que el usuario posea una tarjeta o llave que permitirá identificarle y acceder al servicio. Este estándar es el primero de este tipo aprobado en España.

Parece que el alcalde de la ciudad, Alberto Ruiz-Gallardón, está de veras empeñado en convencer a los madrileños de que adquirir un coche no contaminante es una buena idea, ya que se ha prometido que las recargas de baterías serán gratuitas hasta el fin de 2011. Ruiz-Gallardón ha afirmado que todas las grandes ciudades europeas quieren impulsar este modelo de movilidad sostenible, pero que “ahora es el turno de los usuarios, que pueden compatibilizar sus necesidades y contribuir a la creación de una conciencia ecológica”.

Se ha calculado que en la capital española se tardarán unas tres horas en volver a llenar la batería. Así, se podrán dejar los coches a mitad de la jornada de trabajo, por ejemplo, para que el automóvil esté listo para la vuelta a casa.