Madrid, Ciudad por los Bosques
WWF España ha otorgado a la ciudad de Madrid el reconocimiento de “Ciudad por los Bosques” por su apuesta por la compra pública de productos forestales que cuenten con el sello FSC, sello de certificación otorgado a bosques que cumplen unos estrictos criterios ambientales, sociales y económicos. La organización ecologista destaca así el compromiso del Ayuntamiento de la capital con el consumo responsable de productos forestales, un “instrumento esencial para impulsar la gestión sostenible de los bosques desde la administración”. Así, el Ayuntamiento prima la madera procedente de bosques con certificación forestal FSC para luchar contra las talas ilegales e insostenibles. Según WWF, el poder de compra de las Administraciones Públicas es un motor de desarrollo económico del medio forestal español.

Sólo nueve entidades públicas en España aplican una política de compra responsable de productos forestales: Barcelona, Benicarló, L’Hospitalet de Llobregat, León, Murcia, El Prat, Sant Boi y la Diputación de Toledo. En otras palabras, casi el 90% de los ayuntamientos de más de 20.000 habitantes incumple la Ley de Montes, que insta a las Administraciones públicas a evitar la adquisición de madera y productos derivados procedentes de talas ilegales.

El Observatorio “Ciudades por los Bosques” de WWF España destaca a Madrid, entre casi 350 ayuntamientos, otorgándole el título de “Ciudad por los Bosques”. Tras este nombramiento, se encuentra el compromiso que ha adquirido el Ayuntamiento con la compra pública de productos forestales. Madrid prima en su contratación la madera y el papel que provengan de bosques gestionados de manera responsable, tanto ambiental como socialmente. Este Observatorio es un instrumento creado por WWF en 2005 para evaluar las medidas que toman los ayuntamientos españoles de más de 20.000 habitantes con el fin de evitar la compra de productos forestales de origen ilegal o insostenible y contribuir a la implantación de la legislación europea en materia de contratación verde.

El consumo de productos forestales es preferible a otros materiales más contaminantes en su ciclo de vida, como metales, plásticos y cementos. Además, la compra pública a favor de los productos forestales de origen sostenible es esencial para luchar contra la pérdida de biodiversidad vinculada a los procesos de deforestación y degradación de los bosques. Alcalá de Henares, Aranjuez y San Sebastián de los Reyes están en la lista ámbar, es decir, en proceso de elaboración o implementación de un programa similar.