Madrid, contaminación y ruido
Ya se ha hablado mucho de los insoportables niveles de contaminación que sufren los ciudadanos de la capital de España. Sin embargo, esta vez vamos a hablar de otro tipo de contaminación que tienen que soportar los madrileños: la acústica. El 25 de abril de abril se celebra el Día Internacional de Concienciación contra el Ruido y Ecologistas en Acción hace un llamamiento al ciudadano y a las administraciones públicas para aplicar medidas para su control y reducción.

El ruido reduce la calidad de vida. La contaminación acústica es una de las principales causas de estrés y malestar entre los habitantes de las ciudades. Múltiples estudios demuestran sus efectos nocivos, en lo psicológico, en lo social e, incluso, en lo fisiológico. Según la EEA (Agencia Europea de Medio Ambiente), el riesgo para la salud a medio plazo causado por el ruido es muy superior a los del tabaquismo pasivo y a la contaminación de aire por ozono y partículas, asuntos éstos que reciben mayor atención por las administraciones públicas y los medios de comunicación.

Las fuentes principales del ruido son el tráfico y las obras, aunque el primero de estos factores tiene un impacto mucho mayor, ya que también produce contaminación atmosférica.

Desde 2002, la Unión Europea exige fijar objetivos de calidad para el ruido. En España, los valores límites se han fijado a 65 dB durante el día y 55 dB durante la noche para zonas residenciales, aunque cabe recordar que la OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda aplicar limites más estrictos por la noche (45-50 dB), pues se causan molestias y alteraciones de sueño.

En países como Italia o Alemania ya hay objetivos de calidad más estrictos: en Italia, 55 dB durante el día y 45 dB por la noche para zonas residenciales; en Alemania, 59 dB y 49 dB, respectivamente.

Analizando los Mapas de Ruido de Madrid de 2006, se observa que un porcentaje importante de la población está expuesta a valores superiores a los objetivos de calidad establecidos en la normativa. En Madrid, el 15% de la población sufre niveles de ruido medios, por encima de 65 dB durante el día y el 20% por encima de 55 dB durante la noche.

Desde 2006, el nivel de ruido se ha reducido ligeramente en algunas estaciones. Pero, en 2011, 17 de las 24 estaciones siguen superando los valores límite por la noche, y 5 lo hacen durante el día. Sin embargo, la mejora se debe principalmente a la eliminación o reubicación de las estaciones, algo que ya se hizo con las estaciones de medición de contaminación del aire.

La asociación ecologista acusa de pasividad al Ayuntamiento. Más aún, cuando se une a la pasividad con la otra contaminación, y sabiendo que las dos provienen del mismo origen: el tráfico rodado. Si se reduce el tráfico en Madrid, los ciudadanos ganarían un medio ambiente con aire más sano y con menos ruido.