Madrid contaminada por el tráfico
En la capital de España, Madrid, se han superado los niveles de aviso de dióxido de nitrógeno (NO2). Esto se produce, principalmente, por una estabilidad atmosférica y un alto nivel de tráfico y atascos. El ayuntamiento de esta ciudad ha recomendado usar el transporte público para reducir la contaminación. Un muy buen consejo, pero tan efectivo como que su alcalde se ponga a bailar la danza de la lluvia india para ver si así llueve y la contaminación desaparece.

Por desgracia, como no se espera que cambie el tiempo (ni que los conductores dejen el coche aparcado en el garaje), esta situación se puede prolongar unos días (de hecho, se producirá siempre y cuando no llueva ni sople el viento).

Esta alerta se ha producido en la llamada Zona 1, es decir, en la zona que rodea la M-30, autopista de circunvalación de la capital española, excepto en el norte. Este aviso se ha producido de acuerdo con los nuevos criterios que se han fijado en el Ayuntamiento de Madrid. Así, el miércoles 20 de octubre, cuatro estaciones de medición de contaminación de la citada Zona 1 superaron durante dos o tres horas consecutivas los 250 microgramos por metro cúbico de dióxido de nitrógeno (NO2).

Los registros se tomaron en las estaciones de Ramón y Cajal (la que más contaminación midió de todas las estaciones, llegando a los 445 microgramos por metro cúbico), Cuatro Caminos, Escuelas Aguirre y Méndez Álvaro. El dióxido de nitrógeno se produce fundamentalmente a causa del denso tráfico y se va acumulando en la atmósfera cuando existe estabilidad atmosférica. Afecta al ser humano, sobre todo a los pulmones, por lo que puede provocar problemas respiratorios, principalmente a la población de riesgo: niños, ancianos y asmáticos.

Según algunas fuentes municipales, si se sigue superando el nivel de alerta de contaminación, se podrían tomar medidas como cerrar al tráfico las calles del interior de la M-30. ¡¡¿Madrid sin coches circulando?!! También se podría, como en Barcelona, obligar a los coches a circular a una velocidad de 80 km/h, medida que reduce la contaminación (aunque no la elimina).

Ecologistas en Acción ha alertado del peligro de inhalar tanto nitrógeno. Según la organización ecologista, si esta situación se hubiese dado con la anterior red de medición (situada más en el centro de la ciudad) hubiese sido un escándalo.