La mafia se beneficia de la legislación ambiental
En la película Gomorra se cuenta cómo la mafia hace desaparecer residuos nucleares. Las empresas pagan millones y se lavan las manos, simulando ser, además, responsables con el medio ambiente. Esta ficción no está muy lejos de la realidad. El crimen organizado de Italia mata gente y trafica con drogas y armas. Pero, su última apuesta es ayudar a que las empresas sean más ecológicas.

Negocios a los que la crisis económica europea está dañando buscan métodos para subsistir, aunque sean ilegales. Se trata de reducir costes. Y, con una legislación europea que cada vez penaliza más el daño ambiental, una de las formas de reducir esos gastos es tratar los residuos por vías que no son legales.

Así lo pone de manifiesto un reciente informe de la Europol, la policía europea. En concreto, la mafia italiana se está especializando en la gestión de residuos. A menudo, son actividades que rayan lo ilegal o, al menos, lo alegal, no se sabe muy bien si respeta o no la legislación. ¿La mafia ha encontrado un negocio legal debido a las leyes ambientales europeas?

El riesgo es bajo, ya que son delitos poco perseguidos (al menos, comparado con asesinatos, extorsiones y tráfico ilegal de armas y drogas), el rendimiento es alto y, aun en el caso de ser detenidos, rara vez acaban en juicio y menos aún en la caŕcel.

En 2010, las autoridades italianas confiscaron casi 2.000 millones de dólares a Vito Nicastri, conocido como El Señor del Viento porque se beneficiaba ilegalmente del desarrollo de parques eólicos y otras compañías de energías limpias que recibían ayudas del Gobierno. Desde entonces, las autoridades italianas siguen investigando las cuentas de las empresas de las energías limpias.

Investigan a empresas de energías renovables

La mafia se beneficia de la legislación ambiental
Industrias similares fuera de lo legal están surgiendo también en Escocia. Los vertederos ilegales están proliferando porque han aumentado los impuestos sobre la generación y el tratamiento de residuos. Un vertedero ilegal puede ahorrar a una empresa un millón de euros al mes.

Las autoridades australianas, por su parte, persiguen el fraude fiscal por emisión de carbono. Cabe recordar que el Gobierno impuso una tasa a este tipo de gases contaminantes que provocan el cambio climático.

La Europol asegura que este tipo de empresas son una amenaza real para la Unión Europea. Además, los grupos mafioso usan estas adquisiciones verdes para blanquear dinero de sus negocios ilegales como el narcotráfico, la falsificación de productos o la extorsión.